DIA3 INDIA 2009 .Delhi, nuestro primer viaje en tren en la India

HOTEL DELHI COTTAGE YES PLEASE

1800
FRUTA DESAYUNO

66
RICKSAW A MEZQUITA JAMAMASHID Y FUERTE ROJO

150
CAMARA MEZQUITA JAMAMASHID

200
ENTRADA FUERTE ROJO

500
RICKSAW A RAJ GATH

50
RICKSAW A TEMPLO SIHK DE DELHI

100
RICKSAW A MAIN BAZAR

40
TATUAJE DE HENNA

150
BEBIDAS Y PATATAS FRITAS EN MAIN BAZAR

129
CENA EN RESTAURANTE MALHOTRA

280
PROPINA CENA MALHOTRA

9
COMPRA DE PLATANOS EN MAINBAZAR

15
RICKSAW A LA ESTACION DE OLD DELHI

60

Este dia quedará marcado dentro de nuestro viaje como el dia en que cogimos el primer tren en la India.

Primero hicimos el check out del hotel y les dejamos las mochilas  para recogerlas a la tarde, no tienen una habitación específica para tal fin, sino que lo dejas debajo de la escalera.

Para no variar volvimos a comprar una piña cortada y unos platanos. Y mientras nos los comíamos íbamos bajando por Main Bazar, y viendo los puestos y lo que quedó de la fiesta de Diwali la noche anterior. Por raro que parezca, todo estaba bastante limpio

Al llegar al final de la calle, un supuesto mendigo nos pidió algo para comer, nosotros le dimos un trozo de piña en vez de dinero.. ERROR .. no lo quería.. hizo el famoso gesto con la mano que lo que quería era pasta…  Así que nada.. tiró el trozo de piña y nosotros nos fuimos a contratar un Auto Ricksaw para las visitas de por la mañana.

No somos de mucho negociar así que nos apañamos una visita a la Mezquita de Jama Masjid y el fuerte rojo por 150 INR.

Nos llevó a Old Delhi y a medida que veía algo interesante se paraba a explicárnoslo… (ahí teneis el mercado, ahí teneis la estación, etc etc). Llegamos a nuestro primer destino, la mezquita mas grande toda la India, y la verdad es que esta bastante bien.  Se accede por la puerta norte, y en ella te piden que te descalces y a las mujeres que se pongan un shari que cubre los hombros , piernas y brazos….  Antes de entrar te chequean si llevas cámaras de video o de fotos, ya que la entrada es libre y la financiación de la mezquita se debe realizar con los pagos que hacemos los turistas de nuestras fotos. Nosotros no fuimos demasiado perros y llevábamos tanto la cámara de vídeo como la de fotos a la vista, asi que nos quería hacer pagar 400 INR por ambas.. Guardamos una, y pagamos solo por las fotos.

El complejo de la mezquita es bastante grande, y da para por lo menos 45 minutos de visita. Desde aquí se pueden ver las impresionantes vistas del Fuerte Rojo, así como de la ciudad de Delhi.

Tras la visita a la mezquita nos fuimos con nuestro conductor al fuerte Rojo. Esta relativamente cerca, por lo que no nos costó mucho llegar.

Una vez en el recinto, hay colas distintas para indios y para turistas. La de indios está repleta de gente mientras que en la de turistas estábamos nosotros solos .  También se diferencia entre hombres y mujeres a la hora de hacer el control policial , que es bastante exhaustivo para las mujeres. Una vez en la entrada hay un “guardia” con una metralleta apuntándote por si hay alguna movida cuando haces el chequeo previo.

El Fuerte Rojo es conocido así por el color de la piedra arenisca con la que se construyó. Tiene dos entradas principales (Delhi Gate y Lahori Gate). Nosotros lo hicimos por la segunda

Esta situado a la orilla del rio. La muralla mide más de 6 kilómetros de largo, y su máxima altura es de 16 metros

Entrada 250 rps. Cámara 50 rps.

El complejo es  bastante extenso y da para varias horas de visita.

Después del Fuerte, nos fuimos a visitar el bazar de Old Delhi en Chandni Chowk  . Puedes encontrar pantalones vaqueros por 200 INR, y todo tipo de dulces y comida rápida.

De aquí negociamos un Auto Ricksaw a Raj Gaht. Esta Al sur del fuerte rojo, a orillas del Yamuna ,una plataforma de mármol negra que marca donde Gandhi fue incinerado. Es bastante austera y la entrada es gratis. Tiene una llama siempre encendida en uno de sus extremos. Debes descalzarte previamente para entrar. Esta plataforma está ubicada en unos jardines muy bien cuidados en donde los Indios van a pasar la tarde en familia.

Lo que vino después fue bastante complicado ya que la zona donde estábamos no había muchas posibilidades de trasporte, así que tuvimos que bajar a la calle principal. No sabíamos muy bien dónde ir, pero si sabíamos que queríamos ver el Lotus Temple. Paramos varios Rickshaws para que nos llevaran, pero se negaban en redondo. No sabíamos que estaba demasiado lejos para llegar allí, así que cambiamos nuestro último destino del día, y ya veríamos el templo del loto el último día de viaje.

Nos fuimos al templo Sikh Gurdwara Bangla Sahib, que sería una fenomenal antesala de lo que veríamos al día siguiente (el templo dorado de Amritsar). Al igual que este está ubicado en un estanque , y tiene la posibilidad de comer gratuitamente en su interior. Te debes descalzar y cubrir la cabeza para poder entrar.

En su interior se puede ver a la gente bañándose en el “lago”, así como rezando en una especie de capilla donde esta una copia del libro sagrado de los sikhs.

Es increíble lo mucho que se interesan por nuestra cultura, nos preguntaron varias veces de dónde veníamos, y cuál iba a ser nuestro itinerario, también nos contaron cosas de la religión sikhs. En el templo estuvimos una hora más o menos.

De aquí cogimos un rickshaw a que nos llevara de nuevo a Main Bazar. Estuvimos subiendo la calle, viendo las tiendas, y toda la vida que aquí acontece. En uno de los puestos de la calle principal nos paró un interesado vendedor para hacernos un tatuaje de henna, el precio nos pareció bien (150INR) por lo que después de 30 minutos Carmen ya tenía su brazo con un bonito motivo. Eso si, si os hacéis un tatuaje de henna quitaros bien el sobrante del dibujo, si no queréis que se os manche la ropa.

De aquí fuimos pitando al hotel para recoger las maletas. No dio tiempo ni a ponérnoslas en la espalda cuando pillamos un rickshaw justo a la salida del hotel que nos llevaría a la estación de Old Delhi (conocida ya por nosotros de esta mañana).

Este sería nuestro primer viaje en tren en la India, y encima en una estación de las más grandes y caóticas. Nada más llegar miramos en el panel por cual plataforma salía nuestro tren, pero no coincidía ningún nombre de tren con el que teníamos en nuestra reserva. Preguntamos y nos indicaron que nuestro tren salía de la plataforma 8. Allí nos dirigimos y nos sentamos en uno de los bancos, en donde estaban una madre y una hija que posteriormente viajarían con nosotros en el mismo tren. Les preguntamos que donde iban y les enseñamos nuestro ticket de reserva, aquí empezó la confusión, ya que ellos si tenían el nombre correcto que se supone era nuestro tren, pero no coincidía el número. Tras varias conversaciones con los revisores, al final nos confirmaron que íbamos en el mismo tren, y que de ahora en adelante, hiciéramos caso al número de tren, y no al nombre, ya que podía diferir con el que aparece en la web de reserva.

Una vez confirmado, y con la seguridad de que estábamos en la plataforma de salida correcta, nos quedaba una hora de espera, la cual no fue aburrida ni mucho menos.

Compramos una cadena para poder atar las mochilas (40INR) .

Es increíble la cantidad de gente que había en el andén, y de muchos de ellos teníamos la sospecha que permanecerían allí toda la noche. De repente llegó un tren en la vía de al lado, la gente empezó a correr con maletas, sacos, etc en la cabeza, iban de un lado a otro, esperando que el tren parara, cuando lo hizo se agolparon todos para poder entrar por una puerta de un metro de ancho como mucho. El vagón era sleeper class , y cada vez estaba mas lleno de gente en su interior, pero aun así no dejaban de salir y entrar familiares despidiéndose de los que viajaban. Esto lo hicieron incluso cuando el tren estaba en marcha, bajando gente con sus pertenencias.

Después de quedarnos perplejos por tan excepcional espectáculo, nuestro tren llegó puntual. Era comienzo de línea, por lo que no tuvimos problemas en subirnos al tren y encontrar nuestro compartimento. Teníamos dos literas reservadas en clase 2A , y suponíamos que tendríamos compañía a lo largo del trayecto , pero no fue así, estuvimos solos todo el rato.

Preparamos las camas (litera de abajo y litera de arriba). No nos fiábamos mucho de donde dejar las mochilas, así que dormimos con ellas en nuestros pies, debajo de las mantas (tremenda estupidez) .

El traqueteo del tren ayudó a que nos durmiéramos en un santiamén. Mañana sería otro día.

CHAOOO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s