DIA9 INDIA 2009. Jaisalmer Templos Jainistas y Havelis

TEMPLOS JAINISTAS
 
30
TEMPLOS JAINISTAS CAMARA
 
70
ZUMOS NATURALES EN PUESTOS
 
50
COMIDA EN TERRAZA
 
10
PULSERA  PIE
 
150
AGUA
 
12
AGUA
 
10
AGUA
 
15
HAVELI SALIM SINGH
 
40
HAVELI SALIM SINGH CAMARA
 
20
HAVELI SALIM SINGH VIDEO
 
50
COMIDA EN PUESTOS
 
50
FRUTA EN PUESTOS (PAPAYA Y PLATANOS)
 
50
HAVELI PATWAN KI HAVELI ENTRADA
 
240
HAVELI PATWAN KI HAVELI CAMARA
 
30
PEPSI Y AGUA
 
37
CENA EN EL LITTLE ITALI
 
175
PROPINA LITTLE ITALY
 
5
AGUA
 
15

 

Hoy  hemos “logrado” dormir hasta las 5am, hora en la que el autobús ha pasado armando un gran escándalo con un pitido estridente. Supongo que habrá despertado a todo Jaisalmer. Yo en una primera instancia creía que era un tipejo que se había comprado un instrumento y estaba haciendo alardes de su buen funcionamiento justo al lado de mi habitación. Me he levantado, incluso iba a salir a la puerta, cuando me he dado cuenta de que era o bien un autobús o bien un richshaw.

Hoy teníamos pensado hacer la excursión en camello, pero Carmen se ha despertado congestionada y con un fuerte dolor de cabeza, así que hemos cambiado de planes. Hoy visitaremos los templos jainistas, las havelis y el lago, y mañana iremos al desierto si es que la salud nos acompaña.

Así se lo hemos dicho a los dueños del guest house, y no hay problema.

La visita a los templos jainistas se debe realizar entre las 7 y las 12 de la mañana. Aunque hay uno que sólo se puede visitar de 11am a 12am ya que el resto del tiempo está prohibida su entrada a no ser que vayas a rezar.

Nosotros hemos llegado sobre las 10:30 al recinto, y hemos pagado una entrada de 30INR por persona y 70INR por la cámara de vídeo.

Hay un total de 8 templos que datan del siglo XII al XVI. Están dedicados a Rikhabdevji y a Sambhavanthji , aunque también los hay dedicados a Shiva y Ganesha.

Para los practicantes de la religión jainista todo ser que vive en el universo posee un alma, y por ello es digno de ser respetado. Desde un insecto , a todas las aves, peces, humanos, etc, todos tienen su importancia dentro del universo, y toda son iguales. No consumen carne ni nada que tenga vida, incluidas frutas con semillas ya que tienen vida.

A nosotros la visita nos duró algo más de una hora, y los pudimos ver bastante bien, aunque estaba abarrotado de gente, suponemos que por lo ajustado del horario. Si te levantas a las 7 seguro que no encuentras a mucha gente. 8).

Para visitar los templos debes descalzarte, y no vale con guardarte las sandalias en la mochila, como te vean no te dejaran entrar, así que si no quereis dejar los zapatos en “consigna” (que puede ser cualquier cosa), mejor quitároslos antes de llegar al conjunto de los templos.

Después buscamos una terraza que está cerca del palacio, y que no se come nada mal. Nos tomamos un buen desayuno, en compañía de bastantes guiris como nosotros. No había locales en ese sitio. Las vistas no estaban nada mal, podías ver la fachada del palacio, y toda la vida de la plaza.

Nuestro objetivo era ahora salir del fuerte. Nos dirigimos a la salida principal, en ella había muchas vendedoras rajastanis , y nos acercamos a una. Ya era hora de empezar a ponernos cositas colgando por el cuerpo. 8). La compramos una pulserita de estas que se ponen en los tobillos, mu mona.

Luego nos dirigimos a ver las Hawelis , que son mansiones de mercaderes o gente pudiente de la ciudad. Algunas de ellas tienen zonas que están todavía habitadas y otras que son para visitas del público.

La primera Haveli que vimos fue la Salam Singh Ki Haweli , esta fue construida hace 300 años, y todavía tiene parte que es usada como residencia. Fue propiedad de Salim Singh, un primer ministro del estado de Jaisalmer

Para entrar en la Haweli, hay que pagar 20INR por persona, mas 20INR por la cámara de fotos, y 50INR por la cámara de vídeo. Una vez que pagas un local te va explicando cosas de la Haweli, nosotros le dijimos que no necesitábamos guía, pero él insistió, así que nos acompaño en toda nuestra visita. Aquí nos encontramos con Joseph, un alemán que nos perseguiría los siguientes días en Jaisalmer.

Las vistas del fuerte son impresionantes, merece la pena entrar solo por verlas. Las habitaciones que te pueden enseñar no son nada del otro mundo, las fachadas si son muy bonitas y están bastante bien conservadas.

De aquí nos dirigimos al lago Gadi sagar, que fue construido por Raja Rawal Jaisal, y en el cual se pueden ver Chattris, templos, o Ghats.

Debido a que no había llovido mucho, el lago no tenía toda el agua que cabía suponer. Puedes montar en barca si quieres, aunque visto el agua casi mejor dejarlo.

También hay unos peces barbudos un poco asquerosos, que los indios se dedican a darles de comer, y ver como se agolpan por decenas muy cerca de la orilla.

Desde aquí estuvimos dando vueltas por las calles, y la verdad es que las casas son preciosas, es una maravilla de sitio, es conveniente dedicarle tiempo a pasear, si es que las vacas te dejan claro.

Después de comer un poquito de arroz, nos fuimos paseando por él mercado, y nos compramos unos plátanos y una papaya. Nos costó encontrar uno que nos lo partiera, pero al final lo conseguimos.

Luego nos dirigimos a Patwon Ki Haweli, esta luego nos enteramos que tenía varias partes, y son visitables todas. La primera que nosotros vimos era la del Gobierno, la entrada fueron 120INR por persona, y 30 INR por la cámara de vídeo. Fue construida entre 1800 y 1860 y la están restaurando constantemente, incluyendo en sus ornamentos piezas de oro y plata, traídas de China.

Aquí también nos acompañó un amabilísimo indio, al cual le indicamos que no queríamos guía, pero él nos dijo que  era su trabajo, y que no quería nada a cambio, así que nos acompañó  por toda la visita. El interior de esta Haweli está más cuidado que el anterior, y en él se pueden ver las habitaciones con las camas, muebles, etc., muy bien conservados.

Aquí también nos encontramos a Joseph, que terminaba la visita, y ya empezaba a hacerse familiar.

La visita duró más de media hora, tras la cual nos fuimos a sentar a unos bancos muy cerca de esta Haweli (aquí volvía a estar Joseph haciendo una foto, y es que suponemos que todo el mundo sigue más o menos el mismo itinerario)

Nos sentamos en los bancos, y subido en una pared estaba un jovencito local (del cual no nos acordamos del nombre), que nos llamaba insistentemente. ¿Qué querrá este?.

-De donde sois?.

-De España.

Al chico se le hicieron los ojos chiribitas, bajó corriendo de la pared, y nos pidió amablemente si podía hacernos unas preguntas.

Por supuesto no había ningún problema. El chico, lo único que quería era que le tradujéramos unas cuantas frases del ingles al castellano.

Las frases eran del tipo.

-Por favor entra en mi tienda.

-Quieres un te?.

-Lo que aquí vas a encontrar no lo tienes en tu país.

-Hola, encantado de conocerte.

Y muchas más, todas orientadas al vendedor de tienda. La verdad es que yo creía que en algún momento nos intentaría llevar a su tienda, pero que va, el chico sólo quería aprender.

Tras nuestra pregunta de por qué quería aprender castellano, la respuesta fue muy muy rápida, para ganar más dinero. Nos estuvo comentando, que en un mes ganaba unos 2000 INR por que sabia ingles e hindi, si aprendía castellano, podría cobrar 3500 INR (AL MES!!), y si hablaba otro idioma más(francés, alemán, etc.), su sueldo mensual serian de 4500 INR.

Estuvimos hablando un ratillo más y a la conversación se sumaron 4 personas más, tres que trabajaban en la Patwon Ki Haweli, y un vendedor de Lassi.  Estuvimos más de media hora hablando con ellos, estaban realizando labores de restauración en la Haweli, pero no en la que habíamos visitado, si no en otra parte que no es del Gobierno, se ofrecieron a hacernos de guía al día siguiente, y a explicarnos muchas cosas, por lo que quedamos a las 11 del día siguiente.

No sin antes hacernos muchas fotos con ellos. El vendedor de Lassi quería que probáramos su producto, pero los demás, dijeron que ni se nos ocurriera, que los vendedores de lassi de la calle solían rebajar con agua el lassi para obtener más, que sólo ellos podían tomarlo.

Nos fuimos de allí con una buena sensación, nadie nos había pedido nada, no nos habían intentado vender nada, es más se habían ofrecido a hacernos de guía para el día siguiente. Estuvimos paseando un buen rato, y ya decidimos subir a dejar algunas cosas en la habitación y ver el atardecer del fuerte.

Justo antes de entrar nos encontramos a una preciosa rajastani de ojos claros y a su hijo, se llamaban Santos y Pinky respectivamente. Al principio intentaba vendernos algunas pulseras, luego ya estuvimos hablando un poquito y le dimos la fruta que llevábamos en la bolsa para el niño. Ella lo agradeció bastante, y nos permitió que le hiciéramos una foto a ella y a su hijo.

Subimos a la habitación, descansamos un rato, y bajamos para cenar. Esta vez le tocaría el turno al Little Italy, donde dejamos un poco de lado la comida india, y probamos unas deliciosas pizzas mirando el fuerte todo iluminado.

Aquí nos encontramos al matrimonio y a la hija que fueron con nosotros en el tren desde Jaipur a Jaisalmer, estuvimos hablando de viajes, de la India, etc. Ellos se iban para Pushkar pasando por Jodhpur al dia siguiente, a nosotros todavía nos quedaba mucho para llegar a la feria de Pushkar, asi que nos despedimos cuando subimos a las habitaciones.

Mañana si que iríamos al desierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s