CAMBOYA. PHOM PENH de camino a Siem Reap

Desayunamos en los puestos que hay al lado de la estación de autobuses. Hemos comprado temprano los billetes de bus para Seam Reap. Saldremos a las 12:00, después de ver todas las cosas que nos quedan de la ciudad. El billete de bus 5 $ cada uno, con aire acondicionado. Nos dan los asientos 33 y 34. Casi casi no pillamos para este bus.

Nos vamos dando un paseo hasta el Palacio Real, donde dentro se encuentra la Pagoda de la plata. Abre de  8-11 y de 14-17 horas. Carmen no se acordaba de que en los templos budistas hay que llevar los hombros cubiertos y tuvimos que comprar una camiseta allí mismo por 3 $. Entrada de los 2, 12.5 $.

Es un complejo magnífico. El extremo noroccidental del recinto está cerrado al público.

La pagoda de la plata cuyo verdadero nombre es Wat Preah Keo, está prohibido fotografiar y filmar.

De ahí llegamos hasta el Monumento a la Independencia o Monumento a la Victoria, erigido para conmemorar la independencia del país.

Entramos en el Museo Nacional, que está justo al lado del Palacio Real. Abierto de 08:30-11:30 y de 14.00-17:30. Entrada 3 $ por persona. En su interior no se pueden hacer fotografías, pero curiosamente nadie lo respeta. Dentro se encuentra una imagen de Vishnú con ocho brazos y otra imagen del dios Shiva.

Mucha gente haciendo culto budista , lo cual nos estraño en un museo, pero es lo que hay

Cansados, decidimos regresar a la G.H. en un tuk-tuk por 1 $ y tras hacer el check-out y comprar algunas cosillas de comer y beber, nos fuimos a la estación de autobuses, que está saliendo de la G.H a escasos 20 metros.

El bus no tiene mala pinta. Tiene baño dentro y hará 2 paradas hasta llegar a Seam Reap. Mientras es de día vamos viendo el paisaje que es precioso y escuchamos durante todo el trayecto a una camboyana que teníamos detrás sentada como estaba camelándose al giri que tenía sentado a su lado, (posteriormente los vimos en S.R. agarraditos de la mano y muy acaramelados).

Llegamos a S.R. a la hora prevista. No teníamos alojamiento y tocaba coger un tuk-tuk que nos llevase al Hotel Tanei, que es donde pensamos alojarnos. Se acerca uno y nos dice que si es de la empresa de autobuses y que nos lleva gratis. Evidentemente no le creemos y seguimos andando para alejarnos de la estación y así coger nuestro transporte más tranquilamente. Nos para uno y dice que vale que nos lleva al hotel, pero que está muy lejos, a 2.5 km del centro, que él conoce otro mejor, y nosotros que no, que nos llevase allí. Nos dio una vuelta de tres pares de narices. Carmen estaba ya desesperada y se vuelve a parar para decirnos que es un mal hotel, que nos lleva a otro, a lo que le decimos que si no nos lleva ya no le pagamos. Por fin nos deja en el hotel. El hotel está en obras. Están ampliando habitaciones. Entramos en recepción y le pedimos que nos enseñen las habitaciones. Carmen sube a ver las nuevas. Son preciosas, con aire acondicionado, TV plasma, nevera, con desayuno incluido por 20 $. Sabíamos que tenían habitaciones a un precio inferior, así que les decimos que nos las enseñen. Al final nos quedamos con una habitación en la planta baja con a/a, Tv, sin desayuno por 15 $. El hotel además dispone de Wifi gratis y una piscina.

Desde la recepción llamamos por teléfono a Vanny, este es su email: na_vanny@yahoo.com . Habíamos contactado con él por email ya que teníamos muy buenas referencias en los foros. Nos dice que enseguida llega y así es. Se presenta con otro tipo que dice que es su hermano. Que él estos días no va a poder llevarnos y que lo hará su hermano. Vaya, pensamos nosotros, si tu hermano, nos ha traído a un amigo (desconfiados de nosotros). Nos dice los mismos precios que ya habíamos acordado por email y viendo el panorama que habíamos tenido con el otro tuktukero, aceptamos. Así que quedamos a las 08:00 horas del día siguiente.

Dejamos las bolsas y salimos a cenar. Entonces nos dimos cuenta de que estamos a tan solo 200 metros del Night Bazar y que tras cruzar la calle están todos los puestos y restaurantes. Joder que cabrón el tío que nos dio tantas vueltas.

Salimos a cenar a un restaurante de la calle principal. Smiling sun Restaurant. Nos costó 2 platos y 2 refrescos 7.5 $ y de ahí nos fuimos a dormir, que a las 8 de la mañana nos esperaba nuestro tuktukero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s