CAMBOYA. Templos de Angkor (1)

Desayunamos en el hotel y antes de las 8 de la mañana ahí estaba Leemeng. Nos tenía preparada una nevera con botellas de agua fresquitas para todo el día (este es uno de los detalles que suele hacer Vanny). Nos llevó a comprar las entradas y nuestra mayor sorpresa es que aparcó el tuktuk, habló con un policía de seguridad y nos coló a todo el montón de gente que estaba allí esperando para comprar  las entradas. Te hacen la foto allí mismo. Compramos el pase para 3 días no consecutivos por 40 $ cada uno.

Pocos lugares hay en el mundo tan fascinantes como Angkor, el corazón del inmenso imperio khemer (o jemer), que floreció en Indochina desde el siglo IX hasta el XIII y que hoy acoge un esplendoroso parque arqueológico.

Los khemer, supieron aprovechar los singulares rasgos de la llanura de Angkor para crear una increíble red hidráulica de embalses, canales y campos de arroz que no solo garantizaban la subsistencia de un millón de personas, sino que hicieron posible acumular un excedente que se empleo para financiar innumerable construcciones.

Los reyes khemer eran hábiles y belicosos gobernantes que, inspirándose en los conceptos indios de la realeza y en los cultos locales de espíritus y ancestros divinizados, erigieron asombrosos templos piramidales a modo de reproducciones y representaciones de la mítica montaña cósmica, Meru.

Toda la vida animada se recrea en los bajo relieves que adornan los muros de Bayon, posiblemente el más poderoso monumento.

El mundo vegetal ha reconquistado las posesiones que fueron en tiempos lugar de asentamiento humano, penetrando en las rocas en un haz sofocante de ramas y lianas, creando una atmósfera mágica de tiempos distantes y mundos remotos.

Para este primer día teníamos previsto hacer el circuito pequeño, son 12 $. Estuvimos desde las 08:30 hasta las 16:00 horas. Visitamos por orden  Angkor Thom (puerta sur), Bayon, Baphuon, Terraza del Rey Leproso y Terraza de los Elefantes, Puerta de la Victoria, Thommanon, Chau Say Tevoda, Takey Temple, Ta Prohm, Banteai Kdei, Srah Srang, Prasat Kravan, Prasat Batchum.

Por la tarde estuvimos relajándonos en la piscina del hotel y leyendo un poquito sobre estos templos. En España habíamos comprado el libro “Los Tesoros de Angkor”, de Marilia Albanese, de la Editorial Libsa, libro muy recomendable. Hemos de deciros que en los propios templos, os pueden vender  todo tipo de libros, tanto de templos como de la historia del país a un precio irrisorio, creo que eran 3 $, eso sí en inglés.

Salimos a la tarde-noche para dar una vuelta y ver los puestos del night bazar y hacer tiempo para la hora de cenar y prontito a dormir que mañana tocaba madrugar y mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s