CAMBOYA. Siem Reap. Pueblo flotante

Hoy decidimos descansar de tanto templo y decidimos ir a un pueblo flotante a orillas del Tonle Sap. La excursión nos cuesta 12 $ y estaríamos desde las 8 hasta las 17:00 horas.

El paisaje es precioso, o por lo menos a nosotros eso nos parece. Está lleno de arrozales y vamos pasando por aldeas. Todo el mundo nos saluda al pasar.

Llegamos a un punto en medio de un camino y nos encontramos allí, en medio de la nada a un tío sentado en una silla. Es el vendedor de los tickets para ir en barca por el Tonle Sap. Nos cobra 15 $ por persona y nos da un ticket, el cual entregamos un poco más adelante a otro tío que llama a un chavalito con un gorro de fiesta (para el todavía era año nuevo) y nos monta en una barcaza bastante grande, como para 20 personas al menos y empezamos a navegar entre un agua completamente turbia, donde los pescadores intentaban sacar peces muy pequeñitos…no entendíamos en realidad que hacían ya que estos peces eran prácticamente alevines.

Estuvimos navegando casi una hora por ese canal estrecho y turbio hasta que poco a poco el agua empezó a cambiar de color y empezó a ensancharse el camino, ya estábamos navegando por el río.

Paramos en un “bar” o algo similar, donde tienen encerrado en unas jaulas caimanes y serpientes pitón. Es un criadero, donde los crían para después venderlos. Allí nos tomamos unos refrescos y pudimos ver como salían los niños del colegio. Es curioso ver ese  medio de transporte. Son barcas y es que no hay tierra. Es su medio de transporte por el agua.

Incluso tenian sus propios medios de distribucion de comida mediante barcas que iban pasando a lo largo y ancho del pueblo flotante.

Regresamos a nuestro embarcadero y allí nos esperaba nuestro tuktukero. Era la hora casi de comer, así que le dijimos que nos llevara a algún sitio. Entramos en restaurante muy curioso. Son cabañitas, donde te descalzas para entrar. Cada una es como si fuera una mesa para los comensales.  En los días festivos suelen ir toda la familia. Es un sitio precioso. Las cabañas tienen hamacas y allí permanecimos durante bastante rato comiendo y hablando de la guerra. Nos trajeron un pollo entero (no es muy grande, no están engordados con hormonas), arroz, verduras y bebidas, todo por 12 $.

Después continuamos hacia el nacimiento del Mebón. Es un lago artificial de más de 8 kilómetros, que abastece de agua  Angkor Thom. De ahí visitamos una fábrica de seda. Aquí no son nada agresivos, nada que ver con la India. Después de la explicación, te dejan en la tienda por si quieres comprar algo y nadie te molesta.

Como todavía eran temprano, nuestro conductor nos llevó por unos caminos a otro poblado, para sobre las 5 de la tarde dejarnos en nuestro hotel.

Aprovechamos la tarde para conectarnos a internet y por la noche volvimos a cenar en los puestos del mercado, que la comida está mucho mejor que en los restaurantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s