VIETNAM. Muine. Playita y barrio de pescadores

El dichoso autobús llegó más de hora y media tarde. Vaya que nos dejo tirados en mitad de una carretera a las 2:30 de la madrugada, en un sitio que no coincidia con los planos que teniamos de Muine, sin luces, y con todos los hoteles cerrados. Nos habíamos bajado solo nosotros del autobus, asi que no había posibilidad de preguntar a naide. Buscábamos un hotel que nos habían recomendado en la supuesta  calle, el  Huynh Thuc Khang, pero no lo encontrábamos. Jose empezó a llamar a todos los timbres y nada, que no abría ninguno. A las 3 de la madrugada sale un paisano y nos dice que hasta las 8 de la mañana que no tendría habitación que si queríamos podíamos dormir en el suelo allí con él, pero nos marchamos a ver qué encontrábamos.

Aburridos ya nos sentamos en un porche donde tenían una hamaca y una mesa con sillas, hasta la espera que fuese de día. En la hamaca no se estaba mal, lo peor era la cantidad  de bichitos que tenia 8).

Es increíble lo temprano que se levanta esta gente. A las 4:40 ya están arriba, muchos de ellos haciendo un poco de ejercicio. Nos miran, saludan y alguno pregunta si necesitamos ayuda.

Amanece y vemos al paisano del hotel que sale a correr temprano. Al final nos vamos a su hotel y nos dice que desayunemos y descansemos en la hamaca hasta las 8 que se iban unos franceses. El hombre es tan agradable y el hotel esta tan bien que decidimos quedarnos.

El hotel se llama Son Dung y está en 87B Huynh Thuc Khang y por el que pagamos 152.000 dongs.

A las 8 efectivamente vienen a recoger a los franceses y a nosotros nos dan nuestra habitación. Dos camas dobles, con aire acondicionado, nevera y televisión y muy tranquilo el sitio. Ademas te organizan las excursiones a un precio bastante bueno.

Decidimos acostarnos y descansar un rato, que no habíamos dormido nada.

Cuando nos levantamos contratamos en el mismo hotel la excursión para el día siguiente de las dunas en 4 x4, por 342.000 dongs dos personas. Se puede hacer para ver el sunset o el sunrise. Nosotros decidimos ver el amanecer en las dunas.

Comimos en un restaurante al lado del hotel y luego nos fuimos a la playa. El camino a la playa es corto , lo unico que tienes que atravesar es un conjunto de casas que estan enfrente del hotel. En una de estas casas parece ser que estaban celebrando algo, y nos hicieron gestos de que fueramos a brindar con ellos. Suponemos que seria algo de Whisky local, asi que le dijimos que no, que luego le veriamos.

Es una playa bastante larga de arena blanca sin explotar. Somos los únicos extranjeros, el resto son vietnamitas que están con sus cometas  y es que sopla un fuerte viento ideal para las cometas. Tambien Muine es un sitio muy conocido para hacer KiteSurf.

Está llena de embarcaciones de madera y bambú redondas por completo y es que es la forma en la que pescan los lugareños.

Nos vamos a bañar y en eso que Carmen nota que algo la pica en el brazo, sale del agua y tiene unos verdugones en el brazo. Al ratito sale Jose y le ha ocurrido lo mismo.
No se ven las jodias, ya que el mar está algo agitado con las olas. En esto que viene el paisano de antes y nos comenta que suelen haber medusas  y que él le picaron una vez en sus partes y que lo paso bastante mal. Estuvimos un buen rato hablando con él, bueno hablando no precisamente ya que no habla inglés, pero entre gentos  y dibujos en la arena nos hacemos entender.

No esta nada mal la playa de Muine. Ahora no tiene que ser buena temporada. En el sitio donde estamos nosotros es como si fuera la playa de un conjunto de bungalows, y no hay nadie, asi que tenemos para nosotros unas butacas con nuestra sombrilla. Y tambien nuestra local particular que nos ofrece comida, y otra massages.

Decidimos que queremos ver el atardecer desde el pueblo de Muine, así que regresamos al hotel y le preguntamos al dueño como ir y muy amablemente salió con nosotros a la carretera y cuando llegó un bus, lo paró y nos dijo lo que costaba (4 ida por persona), para que no nos engañaran, cosa que la lista que vendía los billetes intentó hacer. La parada del bus esta justo enfrente del hotel.

El pueblo está a tan solo 4 kilómetros de donde estamos nosotros, así que tardamos poco en llegar.

El autobus nos dejo en un sitio que no , y nosotros fuimos buscando el mar para ver el atardecer. Pasamos por varios poblados de pescadores hasta que dimos con la orilla. La playa estaba repleta de embarcaciones de medio huevo. Contemplamos un precioso atardecer con los barcos de madera de todos los colores de fondo.

El cielo se fue tiñendo de rojo poco a poco hasta que alcanzó gran intensidad para dar lugar a uno de los atardeceres mas bonitos de todo el viaje. No habíamos empezado con buen pie en Muine, pero se estaba convirtiendo en un sitio especial, y lo que todavía nos esperaba lo harían inolvidable.

Encontramos unos puestos donde estaban preparando en unos cuencos algo que olía genial, así que nos sentamos a probar que era. Todavía no se decir que es, pero estaban deliciosos. Lo acompañamos con unos zumos de fruta natural.

Regresamos prontito al hotel, que el madrugón iba a ser gordo, así que buenas noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s