CHINA: Llegada a Beijing y visita al Palacio de Verano (頤和園)

Un proverbio chino dice que Un viaje de diez mil kilómetros empieza con un solo paso, y que razón tiene. Nuestro paso como viene siendo habitual lo dimos en el aeropuerto de Barajas. Comenzábamos una nueva aventura, esta vez nos llevaría por tierras Chinas hasta adentrarnos en el Tíbet y acabar nuestro viaje en Nepal.

HACIA_BEIJING_001

Habíamos conseguido una buena oferta con Aeroflot que nos llevaría a Beijing por 510euros por persona. Era la primera vez que volábamos con esta compañía, y la verdad es que nos sorprendió gratamente. Qatar Airways o Emirates ya pusieron el listón muy alto en lo que se refiere a vuelos de larga distancia, y aunque la compañía rusa no llega a la calidad de los anteriormente mencionados sí que tiene una muy buena relación calidad precio.

El primer vuelo nos ponía en la capital rusa en tan solo 5 horas. La verdad es que aquí no hay nada que destacar, salvo que pasamos todo el vuelo con la familia chavetas casi al completo. Nos encantó volver a ver a Isaac, con el que coincidimos en el 2009 en el viaje a Jordania. Nos los encontramos tomando un tentempié en lo alto del monasterio junto con los Secuoias, y posiblemente todavía estaríamos buscando como ver el Tesoro desde arriba si no llega a ser por su ayuda, y por esa magnífica guía Chavetas.

HACIA_BEIJING_003

Nos pasamos todo el viaje charlando con todos ellos, recorrimos el mundo varias veces contando anécdotas. Como dicen de casta le viene al galgo, y ya sabemos de dónde le viene a Isaac la pasión por los viajes. Todo un descubrimiento y un placer compartir con ellos tanto el primer tramo de nuestro viaje, como gran parte de la parada técnica que nos llevaría a nuestro destino final, Beijing. Quién sabe si la vida nos dará la oportunidad de tomar un café o una copa en algún otro lugar del mundo, pero lo que si tenemos seguro son sus vivencias escritas de una manera impecable en sus blogs, Feeling (El blog de Miriam), Adventure (el de los padres), y Chavetas (el blog de Isaac y Paula).

HACIA_BEIJING_006 HACIA_BEIJING_007

El siguiente vuelo ya tenía un aspecto bastante mejor que el que nos llevó a Moscú. Unos asientos bastante amplios con pantallita para poder ver las pelis, escuchar música, etc.

Sin apenas haber dormido mucho aterrizamos en la capital China. Llegábamos a un nuevo país, y es ese momento mágico de que no sabes bien lo que te vas a encontrar. Si, está claro que has leído mucho, pero normalmente la realidad supera con creces cualquier conocimiento adquirido previamente.

La manera de salir del aeropuerto al centro de Beijing, o a tu correspondiente hotel varia un poco de lo cansado que estes y de la pasta que estes dispuesto a gastarte. La opción más barata es coger el Shuttle Bus que te deja en el metro. Nosotros escogimos la opción del taxi, que con el taxímetro nos costó 133YUN a nuestro hotel. Los taxistas no suelen saber ingles, por lo que es importante llevar la dirección del hotel y/o el nombre del mismo escrito en caracteres chinos. Nosotros se lo pedimos a los del hotel Far East y nos lo proporcionaron sin problemas.

El trayecto en taxi no fue muy revelador, y hasta que no llegamos a la zona de nuestro hotel muy cerca de los Hutongs, lo que vimos no se diferenciaba mucho de cualquier capital europea.

DONDE DORMIR EN BEIJING.

El hotel que elegimos es el Far East ,un  hotel bastante correcto, con una habitación grande, y oficina turística propia para venderte todo tipo de excursiones y billetes de tren/bus/avión. La pega fue que era imperioso que abonáramos la totalidad del importe (220 YUN por noche) de nuestra estancia a la llegada, cosa que nos obligó a cambiar euros rápidamente. Si salimos del hotel hacia la izquierda enlazamos con la calle principal, aquí justo deberemos ir a la derecha y ya veremos un MayBank para cambiar dinero.
HOTEL_CHINA_003_BEIJING_FAR_EASTHOTEL_CHINA_002_BEIJING_FAR_EAST

HOTEL_CHINA_001_BEIJING_FAR_EAST

El hotel lo habiamos cogido previamente por internet semanas antes. Hay muchisima variedad de hjoteles, asi que segun la época en la que se vaya hay posibilidad de cogerlo insitu.

BEIJING_016_SUMMER_PALACE

Sin perder mucho tiempo nos decantamos por ir al Palacio de Verano (頤和園). No teníamos una idea preconcebida sobre este palacio y no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar. Lo mismo fue por eso, o porque era nuestra primera visita en China, pero fue una de las mejores visitas que hicimos en Beijing. Fue una pena no disponer de más tiempo para pasarlo allí, es un sitio donde te puedes perder todo el día y seguramente acabes sin haberlo visto entero. Nosotros principalmente pretendíamos empaparnos de su esencia y disfrutar tal y como hacen los locales. Y es que con su enorme extensión, su lago, los enormes jardines y palacios es un lugar único para pasear y sentirte tal y como lo haría la familia real perteneciente a la dinastía Qing.

BEIJING_015_SUMMER_PALACE

COMO LLEGAR AL PALACIO DE VERANO

Como siempre tenemos el Taxi, pero nosotros preferimos ir en trasporte público. Y es que Beijing es fácilmente visitable con el metro. Casi todos los puntos turísticos tienen una entrada cercana. A unos 10 minutos andando desde nuestro hotel tenemos la estación de Hepingmen en la línea 2, punto de partida para todas nuestras excursiones por Beijing.

BEIJING_003

Deberemos hacer trasbordo en la línea 4 para ir a Beigongmen. Esta justo en la entrada norte del palacio de verano.

Hay dos tipos de entrada, una que da acceso al complejo (30YUN) y otra que además te deja entrar en muchas habitaciones (60YUN). Nosotros dado el tiempo que teníamos cogimos la primera. El complejo está abierto hasta las seis de la tarde, y como mínimo serían necesarias unas 3 o 4 horas para visitarlo.

VISITA AL PALACIO DE VERANO.

Ya sabíamos que nos encontraríamos gente puesto que eran las fiestas del trabajo en China y todo el mundo o bien se mueve o bien sale a visitar lugares como este. Lo que nos encontramos al llegar a la entrada del Palacio superaba con creces cualquier idea de lo que es “mucha gente” que pudiéramos tener. A pesar de ello la extensión es tan grande (casi 300 hectáreas), que en determinados sitios puedes gozar de un poco de “soledad”.

BEIJING_005_SUMMER_PALACE

Lo que te encuentras nada más entrar es un lago inmenso, que ocupa la mayor parte del complejo. Es el lago Kunming, que se puede recorrer en su totalidad para poder admirar las vistas del palacio desde distintos puntos de vista. También es posible montarse en una de las barcas que por un módico precio te pasean de un lado al otro. Ya os podéis imaginar las colas para poder acceder a uno de estos botes, ni que lo regalaran con cena incluida!!.

BEIJING_006_SUMMER_PALACE

BEIJING_008_SUMMER_PALACE

La construcción del palacio data de 1750 en la dinastía Qing. Hecho para deleite de la familia real con el tiempo llegó a ser su residencia. Esta maravilla fue destruida por el fuego en la incursión anglo-francesa. Fue en 1888 cuando la emperatriz Cixi “consiguió” el dinero suficiente para reconstruir el palacio y utilizarlo hasta su muerte.

El paseo en los alrededores del lago es algo que se debe hacer si o si, en especial acercarse a una de las islas a la cual se puede acceder por el puente de 17 arcos. Dicho puente esta a la izquierda de la entrada.

BEIJING_009_SUMMER_PALACE

A la derecha de la entrada esta el gran número de templos, jardines y habitaciones. Primero nos paseamos por un pasillo inmenso de madera. Son más de 720 metros de largo de pinturas, pájaros, flores, figuras históricas y paisajes que adornan sus paredes.

Es imposible pararse en todas, pero hay algunas de un gran detalle y colorido. Este pasillo termina en el Barco de Marmol, otra de las construcciones emblemáticas del Palacio de Verano. Este barco de estilo occidental fue construido por la reina Cixi con fondos que iban destinados a la armada. Por esto mucha gente lo ve como símbolo de la corrupción.

BEIJING_014_SUMMER_PALACE

Otro de los monumentos emblemáticos del Palacio de Verano es la torre del Incienso Budista. Con sus 21 metros de altura puede verse perfectamente desde cualquier parte del lago. Merece mucho la pena subir lo más alto que se pueda para verla con el lago y los rascacielos de Beijing al fondo.

La torre es bonita, y bien merecía que nos tiráramos una foto a su lado. A nosotros nos costó un poco más que un click, aquí fue nuestra primera perdida en Beijing, el Iphone 8(.

BEIJING_018_SUMMER_PALACE

Terminamos nuestro circuito a la hora de cierre con ganas de más. La visita al Palacio de Verano nos había dejado con una grata impresión que difícilmente encontraríamos en otros sitios enmarcados en letras mayúsculas por todo viajero que va a Beijing.

Para el primer día y con un viaje de muchas horas a nuestras espaldas ya habíamos tenido suficiente. Terminamos paseando por los Hutongs cercanos a nuestro hotel. Farolillos de colores intensos, letras irreconocibles, puestos callejeros, cuan diferente de lo que nos encontramos al llegar. Ahora si estábamos donde queríamos, China no había hecho más que entrar en nuestras vidas, y ya nos estaba enamorando.

BEIJING_023_SUMMER_PALACE

Anuncios

Un pensamiento en “CHINA: Llegada a Beijing y visita al Palacio de Verano (頤和園)

  1. La verdad es que hay días, especialmente en esta cuesta de Enero que cada año se hace más larga, que te pones a leer.. y vas llegando a recuerdos y momentos, y hoy he llegado aquí, Estuvo genial veros ese día … cada uno iniciaba un viaje y todo eran sonrisas. Desde entonces han pasado muchas cosas, pero veo que ninguno hemos perdido esas ENORMES GANAS DE VIAJAR.

    Un abrazo muy grande a ambos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s