Malta. Paseo por Medina y Rabat. Visita a las catacumbas de San Pablo

La visita a Medina y Rabat es obligada si vas a Malta. Tanto uno como otro no te dejan indiferente, la quietud de la Medina con sus paredes repletas de ocres que van cambiando según le da la luz, las catacumbas de Rabat, sus calles. Todo se quedará en mí retina como algo único.

MALTA_019_MEDINA_Y_RABAT

Al ser un punto muy turístico es conveniente no coincidir con las visitas guiadas. Suelen llegar todo el día hasta las 6 de la tarde. Hora en que la Medina se queda sólo para unos pocos afortunados.

Yo enlacé esta visita con el Trekking de Dingli a Blue Grotto, y ya andaba un poco cansado, así que decidí que vería la ciudad y volvería otro día al anochecer. La manera de llegar desde Bugibba es con el bus X3 que va al aeropuerto, parándonos en Rabat 2. Justo aquí está la estación de autobuses que esta entre Medina y Rabat.
Dado que no tenía mucho tiempo y ya eran las cuatro de la tarde, mi primera opción fue ir a Rabat a visitar las Catacumbas de San Pablo. Menos mal que fui a esa hora, ya que la última entrada es a las cuatro y cuarto de la tarde y cierran a las cinco. Con una hora hay más que suficiente para ver bien las Catacumbas. La entrada cuesta 5 euros, con una audioguía en castellano totalmente imprescindible. A simple vista el recinto es pequeño, pero que no nos engañen las apariencias, lo más importante está bajo el suelo, y hay mucho que ver. Un recinto de 2000 metros cuadrados llenos de historia.

MALTA_021_MEDINA_Y_RABAT

El cristianismo llegó a Malta hace dos mil años de la mano de San Pablo. Este iba a ser juzgado en Roma y su barco naufragó cerca de la costa maltesa. El lugar donde naufragio se puede ver desde la costa de Bugibba, y son dos islas a las que les dieron el nombre de Islas de San Pablo, y en lo alto de una de ellas se puede ver una estatua para conmemorar el acontecimiento.

San Pablo se refugió en una cueva que también se puede visitar. A las catacumbas se les dio el nombre e San Pablo por su proximidad con la gruta y de la iglesia de San Pablo.

MALTA_024_MEDINA_Y_RABAT

El recinto está totalmente señalizado, y la audioguia nos va dirigiendo la visita por los puntos más significativos. Aunque el recinto es un poco laberintico es imposible perderse y muy aconsejable visitar los pasillos más recónditos por nuestra cuenta. Aunque hay veces que puede parecer que nos hemos perdido, es fácil encontrar la salida pues está muy bien señalizado.

MALTA_022_MEDINA_Y_RABAT

En el interior podremos ver todo tipo de tumbas, que fueron creadas en la época romana, ya que estos no querían que se enterraran a los cuerpos en la ciudad. Todas están dispuestas de tal manera que albergaran el mayor número de cuerpos. Hay una gran cantidad de tumbas diminutas para niños, incluso una mesa circular a la entrada de la cripta.

MALTA_023_MEDINA_Y_RABAT

También se han conservado grabados de la época en piedras que eran usadas para tapar las habitaciones con tumbas. Muy gratificante la visita.
Después de un paseo por las calles de Rabat y de ver su impresionante catedral ya sólo quedaba ir a la Medina, el destino principal del día.

MALTA_020_MEDINA_Y_RABAT

Todavía estaban las últimas visitas organizadas en su interior, así que yo aproveché para dar una vuelta por los aledaños y por el parque. Rabat es un buen sitio para encontrar todo tipo de comida maltesa y a buen precio. Yo como no tenía mucho tiempo, opté por unos pastizzi que me comí gustoso en el parque próximo a la medina.

MALTA_029_MEDINA_Y_RABAT

La entrada a la Medina o la ciudad del silencio se hace atravesando un foso por un puente. Unos leones sirven de protectores de la puerta principal que nos da entrada a esta pequeña ciudad, que otrora fue capital de Malta, pasando el testigo a Vittoriosa y posteriormente a La Valetta. El nombre de Medina le fue dado en el 1000 después de Cristo cuando Malta fue ocupada por los árabes. Con una población actual de unos 300 habitantes, choca con los más de 13000 de su vecina Rabat.

MALTA_032_MEDINA_Y_RABAT

Pasear por la Medina es acceder al pasado, sus calles muy bien cuidadas solo son transitadas por pocos turistas y unos pocos carros de caballos. No está permitida la entrada de coches. Quizás por esto también rezuma tranquilidad en todos sus rincones.

MALTA_037_MEDINA_Y_RABAT

Aunque destaca la catedral de San Pablo, lo mejor es pasear por sus calles, pararse en los arcos, o tomarse algo en alguno de los restaurantes.Al final de la zona amurallada hay un mirador desde donde se puede ver una muy bonita vista de casi toda Malta. Una vez que ya has visitado algunas zonas de Malta, desde aquí se puede distinguir la catedral de Mosta, las zonas de Sliema y St Julians, o la zona de la Valetta.También es un bonito sitio para poder ver el atardecer, que aunque no es muy espectacular siempre tiene algo mágico.

MALTA_033_MEDINA_Y_RABAT

MALTA_035_MEDINA_Y_RABAT

Uno de los “inconvenientes” de venir tarde es que en Malta cierran la mayoría de las cosas a las 5 de la tarde. Según me comentaron es interesante entrar en la Catedral de San Pablo, y en algunos de los museos. Yo preferí disfrutar de otra manera, no hay mayor museo que perderse por el laberinto de calles, ver cómo se van encendiendo los faroles que dan vida a la ciudad, o descubrir vistas y rincones maravillosos a cada vuelta de esquina.

MALTA_036_MEDINA_Y_RABAT

Mucho tenía que esperar ese día para que la noche cubriera totalmente la medina. El cansancio del trekking me hizo desistir de mi principal propósito que era quedarme y cenar allí. La ventaja de ir muchos días y de viajar de manera independiente es que no estas atado a nada, y si una cosa no la haces un día y te apetece, la puedes aplazar para otro. Y eso hice. No pasaron muchos días antes de que pudiera disfrutar otra vez de la medina.

MALTA_188_MEDINA_RABAT_DE_NOCHE

El atardecer maltes en Junio llega sobre las ocho y cuarto de la noche. Yo llegué poco antes, justo cuando empezaron a encender los farolillos. Es como si estuvieras en otro sitio, es aquí cuando el nombre de “la ciudad del silencio” cobra sentido. Muy poca gente paseando, sólo algunos privilegiados viendo como desde el mirador el sol va tiñendo de naranja toda la campiña maltesa. Puedes pasar muchas veces por la misma calle que a medida que oscuridad se apodera de ella vas viendo cosas diferentes.

MALTA_193_MEDINA_RABAT_DE_NOCHE

Una vez anochecido es un buen momento para ver la iluminación en Malta. En las islas es raro el día en que no hay fuegos artificiales, el mirador de la Medina es un buen sitio para verlos. El cielo se tiñe de estrellas artificiales, y de lejos se van escuchando los cohetes.

Los autobuses desde la estación de Rabat 2 a Buggiba salen cada media hora, hasta las 22:00, por lo que hay tiempo suficiente. Yo cogí el último, disfrutando al máximo de uno de los sitios más bonitos y con más encanto de Malta.

MALTA_190_MEDINA_RABAT_DE_NOCHE

Anuncios

Un pensamiento en “Malta. Paseo por Medina y Rabat. Visita a las catacumbas de San Pablo

  1. Pingback: Paseo por Medina y Rabat. Visita a las catacumbas de San Pablo i am travel blogger

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s