JORDANIA: Día en el desierto de Wadi Rum

Hoy nos vamos de Wadi Musa, y como no, nuestro Imán se quiere despedir de nosotros, y llama a la oración, y vuelve a llamar, y nosotros a las cinco de la mañana ya no podemos conciliar más el sueño. Preparamos las cosas y salimos a las siete y cuarto hacia Wadi Rum, después de haber comparado 3 botellas grandes de agua (1,5 JD) para el camino.

130 kilómetros de camino nos separan de Rum, el sitio donde habíamos quedado con nuestro guía. Todavía con las imágenes de Petra en la retina nos vamos al desierto, llegando al centro de visitantes a las ocho y cuarenta y cinco. Nosotros en España habíamos concertado el día en el desierto con la empresa Desert Experience, concretamente con Sabbahg Ali. Por 50 JD por persona nos enseñaría el desierto y algunas de las zonas por donde pasó Lawrence de Arabia. Desayuno, comida y cena estaban incluidos en el precio, así como la bebida y noche en el campamento beduino para dormir en el desierto.

JORDANIA_157_WADI_RUM

Se pueden hacer varias rutas por Wadi Rum dependiendo de los días que te quedes. Hay rutas a camello de varios días, y zonas bastantes chulas que están cercanas al centro de visitantes. Nosotros elegimos un término medio, visitando las dunas, cañones y sobretodo poder disfrutar de la puesta de Sol y del amanecer. De momento teníamos una muy muy cerquita, “Los siete pilares de la sabiduría”, impresionante roca a pocos kilómetros que debe su nombre al libro escrito por T.S Lawrence, en donde se relata la guerra de los británicos y árabes contra los alemanes en la primera guerra mundial.

JORDANIA_185_WADI_RUM

Sabbah apareció a la hora convenida y tras pagar la cuota de entrada (2 JD) nos dirigimos a una explanada en Rum a cinco kilómetros, donde dejamos nuestro coche hasta el día siguiente. Nos fuimos todos a tomar un té a un local donde Sabbah nos presentó a su sobrino de dieciséis años, que es el que iba a ser nuestro conductor, y a otra pareja de españoles, Rubén y Amparo con los que compartiríamos el día completo. Nos metimos todos en un Toyota del año catapun, que respondía bastante bien en las “carreteras” de Wadi Rum.

JORDANIA_147_WADI_RUM

El sitio es espectacular, posiblemente uno de los desiertos más bonitos que hemos visto nunca. Entre rocas y arena rojiza vamos pasando por todos los sitios donde estuvo Lawrence, que si la fuente de donde bebía, que si la casa donde dormía, que si el baño donde……. ejem. ¿Pero quién era Lawrence?
Desde muy pequeñito las inquietudes de Thomas Edward Lawrence estaban enfocadas a la cultura de Oriente Próximo. Su pasión por esta parte del mundo le llevó a estudiar historia medieval, marchándose a Siria para llevar a cabo una tesis doctoral sobre los edificios militares en las cruzadas. Vuelve con el punto de mira puesto en oriente y se vuelve a ir esta vez por cuatro años a estudiar a los hititas. En este tiempo aprende el idioma y se enamora de su cultura. Años más tarde estalla la primera guerra mundial en la que Lawrence participa de forma activa, ayudando a los árabes en los enfrentamientos contra los turcos. Lawrence aboga por una alianza árabe para ayudar a los ingleses y franceses contra los turcos, para luego darles la independencia. Pero esto nunca llega a ocurrir, pues cuando arriba la paz, Francia e Inglaterra se reparten los territorios árabes. Este hecho le marca para el resto de su vida. Se pasa años trabajando como piloto y con tanques, siempre con seudónimo, hasta que se retira. Fallece en 1935 en un accidente de moto dejándonos obras en las que muestra su amor por el desierto y por la cultura árabe como “los siete pilares de la sabiduría”.

JORDANIA_172_WADI_RUM

Y ahí estábamos nosotros, donde se fraguó todo, en Wadi Rum, el desierto de Lawrence de Arabia. Donde la roja arenisca lo cubre todo, el desierto de rocas más bonito del mundo. Después de ver los sitios más emblemáticos donde estuvo el aventurero inglés, nos dirigimos a Khazali Canyon, un pequeño cañón que según la época, se puede escalar llevando un equipo especial. Aquí pudimos ver las primeras inscripciones nabateas.

JORDANIA_145_WADI_RUM JORDANIA_155_WADI_RUM
JORDANIA_154_WADI_RUM

Después de este breve paseo nos llevó a las dunas de arena roja, una pasada de colorido que nos recordaba a la duna 45 de Namibia. Tras una caminata de 15 minutos llegamos a la cima. Wadi Rum no es el típico desierto de arena con dunas, es más una amplia extensión de arena con rocas. A diferencia de otros desiertos aquí hay pocas dunas, y normalmente son acumulaciones de arena en las laderas de la montaña, producidas por el viento. Arriba sobran las palabras, las vistas son inmejorables, sólo las formaciones rocosas se interponen entre tú y kilómetros de arena, una pasada. Después nos fuimos a uno de los campamentos a tomar un tentempié. Varios grupos coincidimos en este campamento, que no era que dormiríamos hoy, son como unos comedores dentro del desierto 8).

JORDANIA_151_WADI_RUM
JORDANIA_158_WADI_RUM
JORDANIA_149_WADI_RUM

Nuestro recorrido continuaba por los pintorescos puentes Jebel Burdah y Jebel Um Fruth formados por la erosión del viento. Hay algunos que te puedes subir, piedras que quedan casi colgadas para que tu hagas el hércules sujetándolas, otros los bordeas, un sitio muy chulo.

JORDANIA_164_WADI_RUM JORDANIA_167_WADI_RUM
JORDANIA_162_WADI_RUM

Y llegaba el plato fuerte, el atardecer. Hay innumerables puntos para disfrutar del ocaso en Wadi Rum. Nuestro guía nos llevó a una pequeña duna para verlo, un sitio precioso para ver un momento mágico. Subimos lentamente, el viento soplaba con ganas y nos obligaba a usar las rocas para protegernos. Pero todo tiene su recompensa, y la nuestra fue colosal. Un manto de niebla que no dejaba ver el horizonte, casi parecía que lo que estábamos viendo al fondo era un mar, pero se quitó en el momento justo para dejarnos ver caer el Sol y como Wadi Rum se iba haciendo más y más rojo.
Al terminar todo un detalle de nuestro guía, había estado preparando un té para todos. Nos vino de perlas. 8)

JORDANIA_171_WADI_RUMJORDANIA_173_WADI_RUM

Tocó retirada al campamento donde dormiríamos. Creo que no podíamos haber elegido mejor, las instalaciones están bastante bien, y lo más importante, está protegido del viento. El campamento consta de una zona común, pegada a la ladera de la montaña, con mantas en el suelo y sillones para descansar o comer algo. Luego tenemos la zona de las tiendas de campaña, muy espaciosas y con todas las mantas que necesitas para no pasar nada de frio.
Nos prepararon una cena típica beduina con arroz, pollo y verduras. Todo muy bueno, tanto que repetimos más de una vez jejeje. Amenizaron la velada con canciones y bailes beduinos alrededor del fuego.

JORDANIA_174_WADI_RUMJORDANIA_175_WADI_RUM
Dulces sueños.

Anuncios

2 pensamientos en “JORDANIA: Día en el desierto de Wadi Rum

  1. Hola! Estoy preparando un viaje a Jordania para esta Semana Santa. Me gustaría saber como contactasteis con Desert Experiencie para contratar la noche y la excursión en el desierto. Alguna página web, telefono de contacto?
    Muchas gracias!!

    pd: muy buena info en el blog!

    • Hola, gracias por pasarte y por el comentario.

      Nosotros contactamos con él desde España y concretamos toda la visita. El email es sabbahrum@yahoo.com , y el telefono es este 00 962 796 819 447.
      Que lo pases muy bien en Jordania, el sitio es una pasada.

      Chao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s