Valle de Tena IV (1/2): Senderismo al arco de erosión y el ibón de Piedrafita.

VALLE_DE_TENA_023_ARCO_DE_EROSION_IBON_DE_PIEDRAFITA_PORTADA

Que recuerdos nos trae el Valle de Tena, uno de nuestros sitios preferidos para pasar unos días de montaña. La verdad es que nunca lo habíamos visto en Otoño, siempre lo habíamos disfrutado o acabando el invierno o ya en plena primavera. Que mejor excusa para ir, que poder ver la gama de colores que nos brinda esta estación, y ver con otros ojos lugares tan maravillosos como el bosque del Betato o el Ibón de Piedrafita.

Sigue leyendo

Anuncios

Senderismo por el hayedo soriano del Moncayo.

MONCAYO_038_PORTADA_HAYEDO_SORIANO

Octubre es el mes de los colores, no hay nada como acercarse al campo para poder disfrutar de este espectáculo de la naturaleza. Los verdes poco a poco dan paso a los ocres, a los rojos, a los amarillos y a un sinfín de tonalidades que hacen de estos paseos algo completamente diferente, algo especial y único.

El senderismo se ha convertido en algo esencial en nuestras vidas, andar y sentirte en comunión con la naturaleza te renueva por dentro y te hace sentir más vivo. Hacerlo en otoño le da un plus; claro que también se disfruta de las rutas en otras épocas del año, pero esta tiene algo que las diferencia de las demás.

Sigue leyendo

CAMINO DE SANTIAGO EPÍLOGO FINISTERRE: Etapa 4 Faro de Finisterre y vuelta a casa.

Hoy prisa no teníamos, lo que sí padecíamos era una gran resaca. La noche había sido larga y no habíamos dejado ni gota de licor de yerbas. La gran ventaja del albergue de la Xunta en Finisterre es que te dan un código para entrar por la noche cuando quieras. No sabemos si hubo roncadores o no, quizás ese fue nuestro fallo en etapas anteriores, ponernos hasta las trancas de orujo para no oír a nadie jejeje. Cuando conseguimos levantarnos recogimos las cosas y nos fuimos a desayunar. No hay nada mejor que un buen desayuno por la mañana, unos croissants con mermelada, zumo de naranja y café con leche. Muchos de los que se iban a Muxía aparecieron por allí para un último adiós, otros nos emplazamos para tomar algo más tarde.

La tarea de por la mañana era buscar un albergue. Ya en el de la Xunta nos habían recomendado uno, que por 12 euros nos daban también desayuno. Lo encontramos a pocos minutos del albergue de la Xunta, en la calle principal. Ya de entrada nos gustó bastante, un sitio amplio y muy limpio con taquillas para guardar nuestras pertenencias. Y tuvieron el detalle de ofrecernos un café a los que estábamos allí. Mientras esperábamos, fueron llegando nuestros compañeros de ruta. Aquello parecía la ONU, alemanes, holandeses, americanos, y un japonés. Este último todavía no sabía si se quedaría o no, tenía la feliz idea de ir a dormir a la playa. Ya nos dijo la dueña que días atrás se había muerto uno intentando dormir en la playa.

Una vez dentro nos dimos una buena ducha y a patear Finisterre. El día no había amanecido muy bueno, así que nuestro gozo en un pozo de poder bañarnos en el Atlántico. Aun así Finisterre es un sitio impresionante; paisajes de ensueño, playas de arena blanca, acantilados, una gran riqueza cultural y un largo etcétera.

Sigue leyendo

CAMINO DE SANTIAGO EPÍLOGO FINISTERRE: Etapa 3 de Olveiroa a Finisterre.

Hemos dormido tan bien que somos de los últimos en partir, nos vamos despidiendo de la gente que posiblemente ya no volveremos a ver, y después nos tomamos un poco de fruta para comenzar el día.

Inicialmente esta etapa la habíamos planteado en dos, haciendo los primeros 20 kilómetros hasta Concurbión y al día siguiente hacer los 12 que nos llevarían a Finisterre. Pero los planes están para cambiarlos, y como nos encontrábamos con fuerzas hicimos la etapa larga, andando los 32 kilómetros.

Sigue leyendo

CAMINO DE SANTIAGO EPÍLOGO FINISTERRE: Etapa 2 de Negreira a Olveiroa.

Menuda noche para olvidar. Es lo que tiene dormir en los albergues, puedes tener suerte y que haya un ruido moderado, o que te toque un oso hibernando justo al lado. No habíamos dormido casi nada, todo el mundo estaba igual, excepto el irlandés que bajó tranquilamente con el rostro demacrado, y aplico a raja tabla el dicho que para la resaca lo mejor es tomarse una cerveza por la mañana. Menudo estómago 8).
La salita era un caos, gente haciéndose el desayuno, otros durmiendo en los sofás, otros en el suelo, y la mayoría preparándose para la etapa de hoy. Esta es una de las etapas más largas que vamos a realizar nosotros, cerca de 34 kilómetros hasta llegar a Olveiroa.
Nosotros nos tomamos algo de desayuno para coger fuerzas y empezamos la andadura. Para enlazar con el camino hay que bajar de nuevo por la carretera que lleva al pueblo, y a la altura de la ermita ya veremos las flechas amarillas que nos indican que la senda está a nuestra izquierda.

Sigue leyendo