CAMBOYA. Templos de Angkor (3)

De nuevo volvemos a la carga con los templos. Hoy vamos al quizás mejor templo conservado, obra maestra en relieve, Banteay Srei (templo de las mujeres).

El recorrido de hoy nos cuesta 20 $.Salimos a las 8 de la mañana. El templo está a unos 37  kilómetros. Compramos unos plátanos a una paisana en una aldea y llegamos sobre las 09:15.

Este templo no fue construido por un soberano, sino por 2 brahmanes, por lo que su construcción arquitectónica es hindú. En él encontramos  una figura de Visnú, bajo la apariencia de Narasimha, el hombre-león, una escultura de Siva y su consorte Uma, sobre el toro Nandi.

Todo se conserva muy bien, pero no podemos disfrutarlo como nos hubiese gustado, ya que hay muchísima gente, sobre todo japoneses, así que nos lo tomamos con mucha calma.

Y como lo prometido es deuda aqui esta la foto con la camiseta del rincon de Sele

(www.elrincondesele.es)

Regresamos de nuevo al groso de los templos. Estuvimos en Banteay Samre y Bakon,. Teníamos ya hambre y Leeman nos llevó a comer a otro sitio muy bonito con cabañas, del estilo del día anterior.

Aquí probamos las ancas de rana con una salsa buenísima, unas gambas en salsa también deliciosas y una ensalada de pollo, exquisita también, unas coca- colas, por 16 $. A nuestro conductor le invitan a comer por traernos aquí.

Después de comer, Lolei y Preak Ko y como hacía muchísimo calor, decidimos irnos sobre las 15:00 al hotel a descansar. Aprovechamos la tarde para descansar en la piscina, pasar las fotos al ordenador y conectarnos a internet.

Cenamos de nuevo en los puestos del mercado y después nos tomamos unos pankakes que están de muerte. Chocolate, plátanos y leche condensada…mmm riquísimos. De vuelta al hotel nos dimos un masajito en el Dr. Fish de 20 minutitos. Para quien no sepa de qué hablamos, son unas piscinas hinchables, como la de los niños vaya, donde tienen unos pececitos especiales que se van comiendo las células muertas de los pies..jeje.,es una sensación  muy curiosa.

Hicimos el pago del hotel, que por cierto tuvimos un medio enfado con ellos. No recomendamos a nadie este hotel. El hotel en si está bastante bien, pero el trato que tuvieron con nosotros  al final  fue francamente feo. Habían colocado al lado de nuestra habitación una tienda de campaña para los obreros y teníais que oír como roncaban. Se lo hicimos saber y lo único que tenían que hacer era desplazar la tienda, pero no hicieron caso, así que tuvimos que dormir todas las noches con tapones y el ipod. Además en plena noche, encendían una luz fuera, que hacía pensar que era ya de día en nuestra habitación. Luego nos dijeron que los desayunos no entraban y se los tuvimos que pagar, cuando el precio de la habitación era con el desayuno.

Ale a dormir con el cabreo, que mañana madrugamos bastante, nos vamos a Kuala Lumpur.

Anuncios

CAMBOYA. Siem Reap. Pueblo flotante

Hoy decidimos descansar de tanto templo y decidimos ir a un pueblo flotante a orillas del Tonle Sap. La excursión nos cuesta 12 $ y estaríamos desde las 8 hasta las 17:00 horas.

El paisaje es precioso, o por lo menos a nosotros eso nos parece. Está lleno de arrozales y vamos pasando por aldeas. Todo el mundo nos saluda al pasar.

Llegamos a un punto en medio de un camino y nos encontramos allí, en medio de la nada a un tío sentado en una silla. Es el vendedor de los tickets para ir en barca por el Tonle Sap. Nos cobra 15 $ por persona y nos da un ticket, el cual entregamos un poco más adelante a otro tío que llama a un chavalito con un gorro de fiesta (para el todavía era año nuevo) y nos monta en una barcaza bastante grande, como para 20 personas al menos y empezamos a navegar entre un agua completamente turbia, donde los pescadores intentaban sacar peces muy pequeñitos…no entendíamos en realidad que hacían ya que estos peces eran prácticamente alevines.

Estuvimos navegando casi una hora por ese canal estrecho y turbio hasta que poco a poco el agua empezó a cambiar de color y empezó a ensancharse el camino, ya estábamos navegando por el río.

Paramos en un “bar” o algo similar, donde tienen encerrado en unas jaulas caimanes y serpientes pitón. Es un criadero, donde los crían para después venderlos. Allí nos tomamos unos refrescos y pudimos ver como salían los niños del colegio. Es curioso ver ese  medio de transporte. Son barcas y es que no hay tierra. Es su medio de transporte por el agua.

Incluso tenian sus propios medios de distribucion de comida mediante barcas que iban pasando a lo largo y ancho del pueblo flotante.

Regresamos a nuestro embarcadero y allí nos esperaba nuestro tuktukero. Era la hora casi de comer, así que le dijimos que nos llevara a algún sitio. Entramos en restaurante muy curioso. Son cabañitas, donde te descalzas para entrar. Cada una es como si fuera una mesa para los comensales.  En los días festivos suelen ir toda la familia. Es un sitio precioso. Las cabañas tienen hamacas y allí permanecimos durante bastante rato comiendo y hablando de la guerra. Nos trajeron un pollo entero (no es muy grande, no están engordados con hormonas), arroz, verduras y bebidas, todo por 12 $.

Después continuamos hacia el nacimiento del Mebón. Es un lago artificial de más de 8 kilómetros, que abastece de agua  Angkor Thom. De ahí visitamos una fábrica de seda. Aquí no son nada agresivos, nada que ver con la India. Después de la explicación, te dejan en la tienda por si quieres comprar algo y nadie te molesta.

Como todavía eran temprano, nuestro conductor nos llevó por unos caminos a otro poblado, para sobre las 5 de la tarde dejarnos en nuestro hotel.

Aprovechamos la tarde para conectarnos a internet y por la noche volvimos a cenar en los puestos del mercado, que la comida está mucho mejor que en los restaurantes.

CAMBOYA. Templos de Angkor (2)

Hoy vamos a hacer el circuito grande, son 15 $.

Nuestro conductor nos viene a buscar muy temprano. Son las 04:30 de la mañana. Hoy veríamos el amanecer en Angkor Wat. Todo está muy oscuro y antes de las 5:30 de la mañana ya estábamos delante del lago que hay frente al templo. Bien, si te quieres sentar en una silla (muy recomendable porque el suelo está muy mojado), tienes que pagar por un café o un té 1 $ por bebida. Es muy temprano y los cafés nos sientan muy bien.

Estuvimos bastante tiempo sentados contemplando las distintas tonalidades que el templo adquiría, para después acceder al interior.

Después estuvimos visitando: Pre Rup, Mebon Oriental, Prassat Ta Som, Neak Bean, Prasat Krol Ko, Prasat Prei, Banteay Prei, Prasat Preak Khan, Preah Palilay, Bayon, Baksei Chamkrong.

A las 15:15 estábamos muertos de calor y aunque quedaba bastante para el atardecer, decidimos ir subiendo poquito a poco hasta Phom Bakheng. Se puede subir por la senda de los elefantes que está a la izquierda (la subida es más dura), o coger el camino de la derecha, que en tan solo 15 minutos estás ya arriba. Carmen decidió descansar bajo un árbol a la sombra, aunque los japoneses no la dejaron, gritan muchísimo y Jose se fue a inspeccionar la zona. Empezó a llegar muchísima gente y a la hora del atardecer había cientos de personas.

No fue un atardecer muy espectacular que digamos. Después de haber visto los atardeces de  África, nos hemos vuelto muy exigentes. Jejeje

A la salida montones de tuktuks que nos llevaban de regreso a  Seam Reap. Cenamos en unos puestos callejeros dentro del mercado central. Muchísimo mejor que las dos noches pasadas en los restaurantes.

CAMBOYA. Templos de Angkor (1)

Desayunamos en el hotel y antes de las 8 de la mañana ahí estaba Leemeng. Nos tenía preparada una nevera con botellas de agua fresquitas para todo el día (este es uno de los detalles que suele hacer Vanny). Nos llevó a comprar las entradas y nuestra mayor sorpresa es que aparcó el tuktuk, habló con un policía de seguridad y nos coló a todo el montón de gente que estaba allí esperando para comprar  las entradas. Te hacen la foto allí mismo. Compramos el pase para 3 días no consecutivos por 40 $ cada uno.

Pocos lugares hay en el mundo tan fascinantes como Angkor, el corazón del inmenso imperio khemer (o jemer), que floreció en Indochina desde el siglo IX hasta el XIII y que hoy acoge un esplendoroso parque arqueológico.

Los khemer, supieron aprovechar los singulares rasgos de la llanura de Angkor para crear una increíble red hidráulica de embalses, canales y campos de arroz que no solo garantizaban la subsistencia de un millón de personas, sino que hicieron posible acumular un excedente que se empleo para financiar innumerable construcciones.

Los reyes khemer eran hábiles y belicosos gobernantes que, inspirándose en los conceptos indios de la realeza y en los cultos locales de espíritus y ancestros divinizados, erigieron asombrosos templos piramidales a modo de reproducciones y representaciones de la mítica montaña cósmica, Meru.

Toda la vida animada se recrea en los bajo relieves que adornan los muros de Bayon, posiblemente el más poderoso monumento.

El mundo vegetal ha reconquistado las posesiones que fueron en tiempos lugar de asentamiento humano, penetrando en las rocas en un haz sofocante de ramas y lianas, creando una atmósfera mágica de tiempos distantes y mundos remotos.

Para este primer día teníamos previsto hacer el circuito pequeño, son 12 $. Estuvimos desde las 08:30 hasta las 16:00 horas. Visitamos por orden  Angkor Thom (puerta sur), Bayon, Baphuon, Terraza del Rey Leproso y Terraza de los Elefantes, Puerta de la Victoria, Thommanon, Chau Say Tevoda, Takey Temple, Ta Prohm, Banteai Kdei, Srah Srang, Prasat Kravan, Prasat Batchum.

Por la tarde estuvimos relajándonos en la piscina del hotel y leyendo un poquito sobre estos templos. En España habíamos comprado el libro “Los Tesoros de Angkor”, de Marilia Albanese, de la Editorial Libsa, libro muy recomendable. Hemos de deciros que en los propios templos, os pueden vender  todo tipo de libros, tanto de templos como de la historia del país a un precio irrisorio, creo que eran 3 $, eso sí en inglés.

Salimos a la tarde-noche para dar una vuelta y ver los puestos del night bazar y hacer tiempo para la hora de cenar y prontito a dormir que mañana tocaba madrugar y mucho.

CAMBOYA. PHOM PENH de camino a Siem Reap

Desayunamos en los puestos que hay al lado de la estación de autobuses. Hemos comprado temprano los billetes de bus para Seam Reap. Saldremos a las 12:00, después de ver todas las cosas que nos quedan de la ciudad. El billete de bus 5 $ cada uno, con aire acondicionado. Nos dan los asientos 33 y 34. Casi casi no pillamos para este bus.

Nos vamos dando un paseo hasta el Palacio Real, donde dentro se encuentra la Pagoda de la plata. Abre de  8-11 y de 14-17 horas. Carmen no se acordaba de que en los templos budistas hay que llevar los hombros cubiertos y tuvimos que comprar una camiseta allí mismo por 3 $. Entrada de los 2, 12.5 $.

Es un complejo magnífico. El extremo noroccidental del recinto está cerrado al público.

La pagoda de la plata cuyo verdadero nombre es Wat Preah Keo, está prohibido fotografiar y filmar.

De ahí llegamos hasta el Monumento a la Independencia o Monumento a la Victoria, erigido para conmemorar la independencia del país.

Entramos en el Museo Nacional, que está justo al lado del Palacio Real. Abierto de 08:30-11:30 y de 14.00-17:30. Entrada 3 $ por persona. En su interior no se pueden hacer fotografías, pero curiosamente nadie lo respeta. Dentro se encuentra una imagen de Vishnú con ocho brazos y otra imagen del dios Shiva.

Mucha gente haciendo culto budista , lo cual nos estraño en un museo, pero es lo que hay

Cansados, decidimos regresar a la G.H. en un tuk-tuk por 1 $ y tras hacer el check-out y comprar algunas cosillas de comer y beber, nos fuimos a la estación de autobuses, que está saliendo de la G.H a escasos 20 metros.

El bus no tiene mala pinta. Tiene baño dentro y hará 2 paradas hasta llegar a Seam Reap. Mientras es de día vamos viendo el paisaje que es precioso y escuchamos durante todo el trayecto a una camboyana que teníamos detrás sentada como estaba camelándose al giri que tenía sentado a su lado, (posteriormente los vimos en S.R. agarraditos de la mano y muy acaramelados).

Llegamos a S.R. a la hora prevista. No teníamos alojamiento y tocaba coger un tuk-tuk que nos llevase al Hotel Tanei, que es donde pensamos alojarnos. Se acerca uno y nos dice que si es de la empresa de autobuses y que nos lleva gratis. Evidentemente no le creemos y seguimos andando para alejarnos de la estación y así coger nuestro transporte más tranquilamente. Nos para uno y dice que vale que nos lleva al hotel, pero que está muy lejos, a 2.5 km del centro, que él conoce otro mejor, y nosotros que no, que nos llevase allí. Nos dio una vuelta de tres pares de narices. Carmen estaba ya desesperada y se vuelve a parar para decirnos que es un mal hotel, que nos lleva a otro, a lo que le decimos que si no nos lleva ya no le pagamos. Por fin nos deja en el hotel. El hotel está en obras. Están ampliando habitaciones. Entramos en recepción y le pedimos que nos enseñen las habitaciones. Carmen sube a ver las nuevas. Son preciosas, con aire acondicionado, TV plasma, nevera, con desayuno incluido por 20 $. Sabíamos que tenían habitaciones a un precio inferior, así que les decimos que nos las enseñen. Al final nos quedamos con una habitación en la planta baja con a/a, Tv, sin desayuno por 15 $. El hotel además dispone de Wifi gratis y una piscina.

Desde la recepción llamamos por teléfono a Vanny, este es su email: na_vanny@yahoo.com . Habíamos contactado con él por email ya que teníamos muy buenas referencias en los foros. Nos dice que enseguida llega y así es. Se presenta con otro tipo que dice que es su hermano. Que él estos días no va a poder llevarnos y que lo hará su hermano. Vaya, pensamos nosotros, si tu hermano, nos ha traído a un amigo (desconfiados de nosotros). Nos dice los mismos precios que ya habíamos acordado por email y viendo el panorama que habíamos tenido con el otro tuktukero, aceptamos. Así que quedamos a las 08:00 horas del día siguiente.

Dejamos las bolsas y salimos a cenar. Entonces nos dimos cuenta de que estamos a tan solo 200 metros del Night Bazar y que tras cruzar la calle están todos los puestos y restaurantes. Joder que cabrón el tío que nos dio tantas vueltas.

Salimos a cenar a un restaurante de la calle principal. Smiling sun Restaurant. Nos costó 2 platos y 2 refrescos 7.5 $ y de ahí nos fuimos a dormir, que a las 8 de la mañana nos esperaba nuestro tuktukero.