CAMINO DE SANTIAGO PORTUGUES: Etapa 5 de Caldas de Reis a Padrón.

La noche no había sido del todo mala, la amplitud del albergue hacía que se disiparan los ruidos y pudimos descansar bastante bien. Eso sí, las mantas y el saco no nos sobraron. Una de las ventajas de este albergue es que tiene servicio de lavandería y por 5 euros te lavan todo lo que quepa en una bolsa. En la misma tarde que llegas o a la mañana siguiente ya tienes toda tu ropa seca y limpia.

Nos pusimos a desayunar, mientras fuimos despidiéndonos de los compañeros de camino. Unos estiramientos y a calentar un poco los músculos que hacía bastante fresco fuera.

Sigue leyendo

Anuncios

CAMINO DE SANTIAGO PORTUGUES: Etapa 4 de Pontevedra a Caldas de Reis.

A pesar del “festival” nocturno hemos podido descansar bastante. La mañana comienza con un buen desayuno ya que nos esperan 23 kilómetros hasta Caldas de Reis. Somos casi de los últimos en salir, tan solo quedan una familia de holandeses que no parece que tengan mucha prisa por ponerse a andar.
La noche ha tenido que ser bastante lluviosa, menos mal que el comienzo del camino se hace por la ciudad. El casco histórico de Pontevedra es impresionante, una pena que no esté abierta la catedral, ya de por si bonita desde fuera. El silencio nos acompaña en nuestro andar, y nos va guiando por las callejuelas de esta ciudad. Intentamos empaparnos de cada rincón, de cada calle, de cada iglesia. No es de extrañar que nos hayan dejado atrás los demás “caminantes”.

CS_ETAPA_4_186_PONTEVEDRA

Sigue leyendo

CAMINO DE SANTIAGO PORTUGUES: Etapa 3 de Redondela a Pontevedra.

El planning del día anterior había dado sus frutos y a los roncadores sólo se les oía muy de lejos. Con todo recogido a las siete y media, nos pusimos a desayunar y hacer los estiramientos para salir a las ocho de la mañana y comenzar la etapa, que en casi diecinueve kilómetros nos llevará a Pontevedra.

Esta etapa comienza en el mismo albergue e iremos pasando por el casco histórico de Redondela, viendo un poco lo que habíamos disfrutado el día anterior. Enlazaremos con la N550 e iremos ganando un poco de desnivel durante unos pocos kilómetros. Justo antes de meternos en la senda de arena que nos marca el Camino de Santiago podemos disfrutar de unas maravillosas vistas de la Ría de Vigo, y como el día estaba claro se podían ver las Islas Cies al fondo. Un sitio al que también tenemos muchas ganas de ir y del que nos han hablado maravillas tanto por su belleza paisajística como por sus fondos marinos.

Sigue leyendo

CAMINO DE SANTIAGO PORTUGUES: Etapa 2 de O Porriño a Redondela.

Mira que creíamos que la proximidad del albergue a un rio podía perturbar nuestro sueño, que equivocados estábamos. Si hay un sonido que caracteriza a los albergues del Camino de Santiago ese son los ronquidos. Ya te puedes poner tapones, tomar pastillas, taparte la cabeza que no vas a dejar de oírlos en toda la noche. Y claro, te despiertas, chisteas un poco con la esperanza de que se muevan y dejen de roncar. Aquí se ve claramente los roncadores que se han hecho ya varios caminos, y es que ellos son los que se ponen tapones en los oídos para que no les despiertes con el chisteo.

Lo normal es tener casi todo recogido antes de dormirte, así lo único que tienes que hacer es ponerte la ropa de andar, tomarte algo que te de energía para comenzar el día, hacer unos estiramientos y ponerte a andar.

Sigue leyendo

CAMINO DE SANTIAGO PORTUGUES: Etapa 1 de Valença do Minho a O Porriño

Los preparativos para este viaje no han sido muchos, simplemente intentar llevar lo menos posible y lo más imprescindible. Teníamos ganas de que comenzara y algo de nerviosismo por dos causas, una el saber si podríamos estar a la altura y otra el tiempo en Galicia. La lluvia no cesaba desde hace 40 días en la comunidad gallega, y las previsiones no eran muy halagüeñas.
Con las mochilas cargadas de ilusión, y las pilas de energía nos fuimos a la estación de Chamartín. Nuestro tren salía a las 22:30 con destino a Vigo. La suerte estaba de nuestro lado, y el vagón estaba prácticamente vacío. Dormimos a pierna suelta las siete horas que nos separaban Madrid de Guillarei. Nos avisaron de nuestra parada y poco después el tren se detenía.

CS_ETAPA_1_005_VALENCA_DO_MINHO

Allí no estaba esperando nuestro taxista Ignacio, que nos llevó al cuartel de policía. Hay que tener en cuenta que el tren llega cerca de las siete de la mañana, y en Portugal es una hora menos. No hay nada abierto a esas horas. El cuartel y una gasolinera de 24 horas son la única opción para que te sellen en Portugal. El policía nos puso el primer sello, marcando el comienzo de nuestra peregrinación.

Sigue leyendo