BELICE: el mejor snorkel de nuestra vida en Cayo Caulker.

Belice fue para nosotros un paréntesis en nuestro viaje por Guatemala. Llegamos buscando sus aguas turquesas, sus fondos marinos, su ritmo caribeño, y todo eso lo encontramos en una islita llamada Cayo Caulker. Muy popular al igual que su hermana mayor Ambergris, se ha hecho un hueco entre los mochileros; por su ambiente rastafari y su cultura caribeña. Aquí se viene buscando Sol, algo de playa, pero sobretodo visitar la segunda barrera de coral más grande del mundo después de la australiana.
Belice es algo extraño, da igual que vengas de México, o que lo hagas de Guatemala u Honduras. Este pequeño país de Centroamérica no tiene nada que ver con sus “vecinos”. Para empezar se habla inglés que ya es una barrera importante. Cayo Caulker va más allá, las influencias caribeñas están por todos los lados, se respira en sus calles, en su comida, pero sobretodo en su gente.

COMO LLEGAR

Para llegar a Belice desde Guatemala se puede hacer en avión desde cualquiera de los aeropuertos del país centroamericano. Pero también se puede llegar en autobús. Nosotros lo hicimos desde Flores, donde visitamos Tikal. Compramos un paquete que te llevaba al cayo (250 Quetzales 25€). Primero tomamos a las 5am un shuttle con aire acondicionado hasta la frontera, donde realizamos los trámites de visado. Después llegamos al puerto de Belice donde nos montamos a las 10:30 en un barco que nos dejó en Cayo Caulker. El trayecto desde Guatemala nos llevó seis horas y media, llegando al cayo a las 11:30 con tiempo suficiente para disfrutar de la isla.
Hay posibilidad de llegar en bus público hasta Melchor de melkos, pasar la frontera, y luego tomar un bus a Belice. Más barato aunque inviertes más tiempo.


PASEANDO POR CAYO CAULKER

En tal solo una hora llegamos a nuestro destino. Cambiamos el asfalto de Belice por las calles de arena de Cayo Caulker o “Key Corker” como ellos pronuncian. La primera impresión no puede ser más buena, se respira paz y tranquilidad en cada rincón. Nada de coches ni motos, sólo gente paseando, bicicletas y unos cochecitos de golf que se pueden alquilar para moverse por la isla.
Como viene siendo habitual no tenemos nada reservado. Tras preguntar en un par de sitios sin mucha suerte, un paisano se decide a ayudarnos y nos busca una casa particular. Nos convence mucho tanto el sitio como el precio. Por 60 BZ (30$) tenemos nuestra propia habitación con tres camas, frigo, ventilador y una terracita con vistas al mar.
Una vez instalados nos fuimos a dar una vuelta por la isla. Uno de los principales objetivos de la tarde era contratar la excursión de snorkel por la barrera de coral. Mientras paseábamos nos “abordó” Amado en un perfecto castellano. Este nicaragüense lleva afincado muchos años en Belice como guía de snorkel. Ahora tiene su propia empresa y organiza las salidas (captainamado@gmail.com 501-624-2862). Lo que más nos convenció fue su sinceridad. Nos empezó diciendo que él no nos iba a ofrecer una cosa distinta a sus competidores, pero que lo hacía de una manera diferente. Como buen amante de la naturaleza Amado intenta perjudicar lo menos posible a los peces. Su lema es no aliméntalos ni molestarlos.

Aunque la decisión estaba más o menos tomada, seguimos nuestro camino buscando alguna otra opción. Muy cerca de donde llegan los barcos de Belice hay varias tiendas donde ofertan las salidas de snorkel. En ninguna mostraban ningún respeto por los animales, es más se vanagloriaban de que podías tocar a los tiburones. En su folleto publicitario aparecía un instructor agarrando a un tiburón nodriza. Espantados volvimos con Amado a reservar la excursión (130BZ, 65$) para el día siguiente.


Hay dos tipos de excursiones:
Las de medio día que van a la barrera de coral. Suelen duran unas tres horas y van al Coral Garden y a una zona donde ver tiburones nodriza y rayas. Salidas a las 10:30 y a las 14:00.
Las de día completo que van a la Reserva de Hol Chan. Suelen duran unas 5 horas máximo y van a cinco sitios. Se suelen ver tiburones nodriza, rayas, tortugas, bancos de peces, y si hay suerte manatíes. Salidas a las 10:30.
Otra de las ventajas de contratar la excursión con Amado fue que el sale a las 8:30 o 9:00 con lo que tienes el resto del día para pasear por la isla.
Una vez contratada la excursión teníamos toda la tarde para recorrer un poco el cayo. La isla es muy pequeña y se puede recorrer fácilmente a pie. En la parte opuesta al embarcadero es todo de manglar. Aquí es donde están los hoteles más lujosos y tranquilos. Esta es una zona chula para ver algún ave que otra y pasear tranquilo. En la zona opuesta, donde está el embarcadero, es donde hay playas. Cayo Caulker no se caracteriza por tener playas de infarto de arena de coral. Hay playas donde poder darte un bañito que están bastante correctas, con agua muy clarita, pero sin apenas zona de arena.

Nosotros elegimos para bañarnos la playa cercana al bar Lady Lizard. Un sitio bastante chulo donde tomarte una cerveza y darte un pequeño chapuzón. El bar está siempre muy animado, con música constante. Uno de los lugares donde ver atardecer.

RESERVA DE HOL CHAN, EL MEJOR SNORKELL DE NUESTRA VIDA

Había llegado el momento por el que habíamos venido a este pequeño cayo de Belice. Junto con varias parejas y el guía nos montamos en una barca para unas ocho personas. Tras un tiempo en Guatemala ya echábamos de menos el mar. Fuimos surcando las aguas azul turquesa del caribe hasta dar con nuestro primer punto de snorkel. Muy emocionados nos enfundamos las gafas, el tubo y las aletas y empezó el show en la reserva marina de Hol chan.

Con una visibilidad envidiable nuestro guía no dejaba de marcarnos peces. Había bancos enormes de todos los colores nadando sobre uno de los mejores corales de la zona. Ni en nuestras mejores inmersiones buceando habíamos visto tantos peces juntos. Esto no acababa más que empezar y ya estábamos flipando.

Fuimos a otro punto cercano y nada más parar la barca empezaron a venir tiburones nodriza. Nuestro guía nos dijo que los veríamos en su hábitat natural y que esperáramos, eso hicimos. Acostumbrados a que les den de comer, se dispersaron cuando vieron que aquí no había nada que rascar. Nos tiramos en una zona de coral muy chula, donde vimos barracudas y varias mantas raya. Fuimos nadando poco a poco cuando aparecieron varios tiburones de todos los tamaños nadando por el arrecife. Esto se empezaba a poner muy interesante.

El siguiente punto paramos tras ver a una tortuga asomarse para respirar. Nos tiramos y estuvimos nadando con varias tortugas verdes, mientras ellas daban buena cuenta del fondo marino. Este animal es uno de nuestros preferidos y nos hizo especial ilusión volver a verlo.

A los pocos minutos de subirnos a la barca ya estábamos en otro punto de snorkel. Aquí el guía tenía una sorpresa para nosotros. Nada más bajar vimos que el fondo marino estaba cubierto de caracolas vacías. De repente estábamos rodeados por mantas raya y peces de todos los colores. La sorpresa era una tortuga enorme al lado de una embarcación. Los pescadores la estaban dando de comer, pues ella no podía alimentarse por sí misma. Estaba tuerta y con el ojo bueno veía muy poco.

Después de nadar un poco cerca de un barco hundido, nos fuimos a lo que fue el mejor momento de todo el día. La embarcación se paró de repente y el guía empezó a señalar unas manchas que había a unos 20 metros. Eran manatíes que suelen ir al arrecife a aparearse. Fuimos nadando a su encuentro sin mover mucho las aletas para no asustarlos. Curiosos se acercaron a nosotros hasta que los tuvimos a un metro. Pudimos verlos perfectamente durante varios minutos hasta que decidieron seguir con lo que estaban haciendo y se volvieron al arrecife. Fue el colofón perfecto a nuestra excursión. Pletóricos y sonrientes nos volvimos al puerto para continuar con nuestro día.

Aquí podéis ver el vídeo que grabamos en la excursión:

Si no puedes ver el vídeo haz click video

ATARDECER EN CAYO CAULKER

Si algo nos gusta en nuestros viajes es probar la comida local. El día anterior ya lo habíamos intentado pero fue imposible. Lo único que encontramos fueron restaurantes con hamburguesas y comida rápida. Callejeando nos encontramos con “El Pirata”. Aquí había de todo; batidos naturales, hamburguesas, pollo, verduras, pescado local, etc. Nos dimos un buen festín y esperamos un poco para poder ver el atardecer.
Hay varios sitios para disfrutar de la caída del Sol. Nosotros elegimos el Iguana Reef Inn. Este hotel situado en la zona de los manglares es uno de los más bonitos de la zona. Tiene bar para tomarte algo y una terraza donde esperar el sunset. Sentaditos en unas sillas de madera disfrutamos del Sol metiéndose en el mar, mientras una docena de fragatas sobrevolaba los alrededores. Bonita estampa para terminar el día y nuestra estancia en Belice.

DATOS PRÁCTICOS

  • Hay varias salidas en ferry desde Belice hacia los cayos. La empresa Cayo Caulker Water Taxi (www.ccwatertaxi.com) oferta las siguientes: 8am, 10:30am, 1:30pm, 3pm y 5pm. En temporada baja suelen quitar algún ferry.
  • En Cayo Caulker hay un banco con cajero automático donde sacar y cambiar dinero.
  • Existe la posibilidad de ir o venir desde México. Hay ferris diarios a Chetumal. También se puede llegar por bus a esta localidad.
  • La oferta hotelera es amplia; tienes dorms por 15€, habitaciones dobles que se mueven entre los 30€ y 60€, y si prefieres algo más lujoso y tranquilo hay hoteles que parten de 80€ con piscina, kayaks etc.
  • Ya que la excursión a la reserva marina de Hol Chan la suele hacer mucha gente. Para que no tuvieran líos entre las tiendas, pusieron el mismo precio en todas. Así que elegid la que mejor feeling os de.

  • Se puede hacer una excursión a San Pedro, un cayo cercano. Hay ferris casi cada hora tanto para ir como para volver. Es una muy buena opción para conocer las playas de este cayo, que son mejores que las de Cayo Caulker.
  • A parte de las salidas de snorkeling podemos ir a bucear. Belice tiene algunos de los mejores puntos de buceo de todo el Caribe. Uno de los más populares es el Blue Hole, donde se bucea en una pared con tiburones de arrecife. Nosotros lo descartamos ya que se salía de presupuesto. Dos buceos suelen salir por unos 250$.
  • Si no has tenido nuestra suerte y no has podido ver manatíes, hay un santuario donde se puede ir contratando una excursión. El sitio en cuestión está lejos, y te suelen parar en un par de sitios para hacer snorkel.
  • Otra excursión poco ofertada es la de ir a Cayo Goff. Este cayo está cerca de Belice, y es desde aquí donde se ofertan las salidas cuando atracan los barcos de turistas. El sitio visto en fotos es una cucada. La típica isla de postal de arena blanca, muy pequeña con un sitio para hacer una barbacoa. El encanto se esfuma cuando coincides con cientos de turistas en una islita de pocas dimensiones. Esto se puede evitar los viernes, ya que no atracan barcos de turistas en Belice.

IRÁN: Excursión a Meybod, Chack Chak y Kharanaq.

Una de las ciudades del desierto más impresionantes de Irán es Yazd. Teniéndola como base se pueden hacer varias excursiones de medio día, o día completo para ver los alrededores. Nosotros optamos por contratar un taxi para todo el día y conocer un poquito más la religión zoroastrista y las ciudades de adobe. Esta vez nos acompañaba Alex, un tinerfeño con el que coincidimos en Teherán y con el que habíamos hecho buenas migas.

Para contratar esta excursión fuimos preguntando a los taxistas que nos encontrábamos por la calle. Es muy complicado que te entiendan los nombres de los sitios a los que quieres ir, sobretodo Kharanaq. Lo mejor es que te lo escriban en farsi en el hotel. Concretamos un precio de 1000000 Rials o 25 €.
También se puede preguntar en el hotel Orient o en el Silk Road. Ellos tienen muchas excursiones por la zona de Yazd.

MEYBOD

Después de tomar un buen desayuno en el hotel salimos rumbo a Meybod por una carretera en bastante buen estado. Nos sorprendió ver en la mediana las caras impresas de hombres iraníes. No hizo falta muchos gestos para comprender lo que nuestro conductor nos contaba. Eran las víctimas locales de la guerra contra Iraq. No dejaron de aparecer en todo el trayecto.

Meybod es una ciudad de unos ochenta mil habitantes a unos 50 kilómetros al norte de Yazd. Aquí visitamos la fortaleza o castillo de Narim y un complejo histórico de la época de los safavidas.
La fortaleza de Narim (100000 Rials 2,5€) está construida en la cima de una colina. Desde ella se tienen unas magníficas vistas de toda la ciudad. Algo que buscábamos en Yazd, una buena vista de pájaro, nos lo daba esta fortaleza. Desde aquí se puede ver toda la ciudad de adobe de Meybod, una de las mejor conservadas de todo Irán.

Nos adentramos en la fortaleza por la entrada del nivel inferior. Este estaba reservado a los solados, mientras que el superior estaba habitado por los oficiales. Fuimos recorriendo las distintas habitaciones hasta llegar a la zona más alta. Sólo por disfrutar de estas vistas ya merece la pena venir hasta aquí.

Una vez salimos del complejo, nos fuimos a ver el resto de monumentos safavidas que nos ofrece la ciudad. Uno de los principales es un caravansarai. Lo que en otro tiempo eran habitaciones y establos para los que iban de paso, ahora es un restaurante de comida tradicional. Una de las características más notables de esta “guest house” era que tenía su propio depósito de agua. Algo imprescindible para cualquier ciudad del desierto.

En el complejo podemos ver la antigua oficina de correos. De forma cuadrada tiene varias torres desde donde tenemos una buena vista de toda la ciudad. En su interior podemos ver varios objetos de la época.
Otro de los sitios característicos es el depósito de hielo. Esta construcción de forma piramidal servía para almacenar hielo. Aquí lo traían de las montañas cubriéndolo de hojas para poder conservarlo. De esta forma podían tener hielo para el verano.

Un poquito más alejado está el palomar. Su función era la de dar cobijo a las palomas y un lugar donde poder hacer los nidos. Está construida de tal manera que predadores como halcones, búhos o cuervos no puedan acceder. Más de 20000 palomas pueden vivir aquí sin pagar el alquiler :). Eso si, generan mucha cantidad de fertilizante natural que luego venden.

CHAK CHAK

Irán es un país donde hay muchas religiones. En Yazd conviven sin ningún problema los chiíes musulmanes con más de cuarenta mil zorostrianos. Estos últimos son los que nos llevan a Chak Chak, una población a unos 50 kilómetros de Yazd que alberga uno de los centros de peregrinación más importantes de esta religión.
El zoroastrismo es una religión monoteísta basada en las enseñanzas de Zoroastro. Tiene más de dos millones de seguidores en todo el mundo. Monoteístas, son fieles a Ahura Mazda y tienen como centro de culto el templo del fuego. Aquí reside uno de los símbolos más importantes de esta religión, el fuego. Considerado uno de los cuatro elementos sagrados, junto con la tierra, aire y el agua.
Partimos de Meybod con destino a Chak Chak. Vamos por una carretera que atraviesa todo el desierto. Montañas de dos y tres mil metros modelan un paisaje que quita el hipo. Irán nos está sorprendiendo en todos los sentidos, pero paisajísticamente es uno de los países que más nos han impresionado.

Nuestro taxista nos lleva a la base de una de las montañas. Desde aquí deberemos darle a las patitas y subir unos cuantos escalones hasta llegar al templo. Tras pagar la entrada (30000 Rials 0,75€) un amable local se ofrece a explicarnos un poquito lo que estamos viendo.

Una puerta de bronce con dos guerreros aquemenidas, nos separa de una gruta creada por el hombre que alberga el fuego sagrado. En su interior podemos ver el altar con las tres lámparas de aceite con el fuego sagrado. En el centro hay una serie de bandejas que simulan una flor de loto, donde los pelegrinos dejan sus donativos. En el interior hay un árbol que según nos comentaron fue plantado por la mujer del imam Hussein. A este le llega el agua que baja de la montaña a la cueva.
Como si fuera el camino de Santiago miles de pelegrinos llegan cada Junio a este templo desde todo Irán e India. Meditan, rezan y continúan su peregrinación a pie al siguiente punto.

KHARANAQ

Después de la cuna del zoroastrismo tocaba ir a otro de los puntos importantes de nuestro paso por Yazd, la ciudad de adobe de Kharanaq. El trayecto es largo, quizás por eso todos los taxistas que intentamos contratar siempre nos decían que aquí no había nada que ver. Nada más lejos de la realidad. Esta típica ciudad del desierto fue uno de los sitios que más nos gustaron de Irán.

Nuestro taxista nos soltó en medio de una carretera y nos indicó la dirección donde debíamos caminar. Tras un corto paseo accedimos a una ciudad abandonada. No hay turistas que vengan hasta aquí, quizás por eso no cobran entrada. Una vez dentro paseamos por sus calles desérticas. Con el único sonido de nuestros pasos nos adentramos en sus casas deshabitadas, nos metimos en sus mezquitas y caminamos por sus tejados. Desde ellos se tienen unas magníficas vistas de las montañas colindantes.

Nuestro paseo por esta ciudad, que más parecía un decorado para una película, terminaba. Volvíamos al coche para desandar gran parte del camino. Llegamos a Yazd después de seis horas de una excursión que había merecido mucho la pena.

La tarde la dedicamos a descansar en el hotel. El Orient tiene un patio con camas y sillas donde tomarte una shisha o degustar un buen te. Es el lugar perfecto para relajarte después de un día de turisteo.

DATOS PRÁCTICOS

  • Esta excursión es imprescindible si vas a Yazd. Si sólo tienes un día puedes hacerla por la mañana y aprovechar la tarde para ver la ciudad. Si tienes dos días, el segundo lo puedes dedicar a hacer alguna excursión para empaparte un poco más del zoroastrismo, o pasear tranquilamente por Yazd que es un acierto asegurado.
  • Para llegar a Yazd nosotros lo hicimos desde Shiraz en un autobús nocturno VIP (350000 Rials 8,75€) que tardó 6 horas. Ya en la estación de autobuses hay taxis que te llevan a las cercanías de la ciudad (80000 Rials 2€).
  • A Yazd también se puede llegar desde Isfahan. Hay varios autobuses diarios que salen cada pocas horas. El trayecto son unas 4 horas, y cuesta 110000 Rials, unos 2,75€.
  • Para dormir en Yazd hay varias opciones dentro de la muralla. Si como nosotros prefieres algo más económico tienes la opción del Orient o el Silk Road. Nosotros nos quedamos en el primero y nos costó 1085000 Rials 27€ la doble con baño y desayuno incluidos. Es un sitio bastante chulo para estar después de patear la ciudad.
  • Para cenar elegimos el Silk Road. Este hotel tiene un restaurante con una amplia carta de comida local. Nosotros nos tomamos un estofado de camello muy rico.

  • Si buscas una oficina de cambio está en la calle principal. Saliendo del hotel Oriente subiendo toda la calle y la primera grande a la izquierda. Hay que andar un poco para ver el letrero de Exchange en la acera de enfrente.
  • Tanto en el hotel Orient como en el Silk Road también cambian dinero.
  • En el hotel ofertan excursiones tanto en la propia Yazd como en los alrededores. También tienen taxistas contratados, siendo muy popular el trayecto desde Yazd a Shiraz pasando por Pasagarde y Persépolis.

GUATEMALA: Subir al volcán Pacaya desde Antigua

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua

Dos son los factores que hacen al volcán Pacaya uno de los más escalados de toda Guatemala; el primero es la cercanía a Antigua, uno de los sitios turísticos más visitados; el segundo es la facilidad y accesibilidad para llegar a la cima. Por todo esto era una ascensión que queríamos hacer sí o sí. Ya habíamos subido a otros volcanes, como el Sibayak en Sumatra, o el Kelimutu en Flores, Indonesia. Guatemala nos ofrecía otra oportunidad de estar más cerca de las entrañas de la tierra, y no la íbamos a desaprovechar.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
Nada más llegar a Antigua preguntamos para hacer el tour al día siguiente. Hay muchas agencias de viaje en la calle donde se puede contratar (75 Q, 7,5€). Nosotros decidimos hacerlo con el hotel en el que estábamos alojados, el Hostal El Viejo Danés. Ellos fueron los que nos informaron de los dos posibles horarios; a las 6am, y a las 2pm. En el hotel nos comentaron que por la tarde se solía nublar, y que a pesar de una reciente erupción dos meses antes, ya no se veía lava. La decisión estaba tomada, iríamos en el turno de la mañana, que vuelve a la hora de comer y así nos daría tiempo a darnos un paseo por Antigua.
El minibús nos pasó a recoger a las 6:15 de la mañana, tal y como habíamos acordado. En apenas una hora y media de trayecto ya estábamos en la entrada del parque nacional; donde se paga la entrada (50Q, 5€), y te asignan un guía por grupo.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
La ascensión al volcán es moderada. Son más de 400 metros de desnivel para llegar a la cima. Si crees que no te vas a ver con fuerzas para subir, existe la opción de tomar un “taxi”. Se puede realizar toda la subida montado a caballo por un módico precio.
La subida al Pacaya es “sencilla”, pero no está exenta de ciertos riesgos. Este volcán es uno de los pocos que están activos en Guatemala, dándose de vez en cuando alguna erupción. Muchos han sido los casos de quemaduras por las lluvias de cenizas. Incluso en Mayo de 2010 murió un periodista intentando sacar la foto perfecta tras una potente sacudida. Por todo esto no hay que tomarse a broma el Pacaya, y sobretodo hacer caso de las advertencias y a los guías.
Sin prisa pero sin pausa comenzamos la subida escuchando las indicaciones de nuestro guía. Después de las nociones básicas de seguridad, nos empezó a contar cosas sobre la historia del volcán, las plantas y los animales que frecuentan la zona. Es algo sorprendente la cantidad de vida vegetal que hay en las laderas del volcán. Lejos de lo que se puede pensar, los volcanes son lugares muy fértiles debido a la cantidad de minerales. En el Pacaya abundan las plantaciones de trigo, que son las que nos vamos encontrando en nuestra ascensión.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
A los pocos metros tenemos el primer mirador. Desde aquí se tiene una de las mejores vistas de los volcanes Agua, Acatenango y El Fuego al fondo. En el turno de tarde es posible ver el atardecer sobre estos volcanes; eso sí, sólo en días despejados.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
Bastones en mano seguimos subiendo por el sendero. Tras pasar el descanso del Roble, un árbol de más de 400 años, llegamos al mirador donde se puede ver el cono principal del Pacaya. Desde aquí se puede observar el surco de lava que dejó la erupción de Marzo de 2014. Después de las fotitos de rigor y admirar como se iban sucediendo las fumarolas en el volcán, continuamos la ascensión hasta el segundo mirador. Desde la plataforma tenemos una perspectiva distinta de los tres volcanes anteriores (Agua, Acatenango y Fuego). A nuestra derecha podemos ver la laguna Calderas y el Lago Amatitlan.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
Ahora toca bajar para ver un poquito más de cerca la lava solidificada. Momento de hacer una actividad única, comerte unas ricas nubes (los marshmallows de los americanos) cocinadas en el propio volcán. Los gases que salen de las rocas a altas temperaturas hacen que se cocinen rápido. Es esta zona donde se puede ver algo de lava por la noche.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
Nuestra aventura en el volcán tocaba a su fin. Habíamos invertido tres horas en hacer todo el recorrido. Una ascensión moderada no exenta de esfuerzo para ver uno de los MUST de Guatemala, el volcán Pacaya.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua

DATOS PRÁCTICOS

  • Como hemos escrito, la excursión se puede realizar desde Antigua. También la podemos hacer desde Guatemala City, empleando más tiempo en llegar al punto de partida.
  • Se puede abaratar la excursión si vas en transporte público. Hay que tomar tres autobuses para llegar a San Vicente, el punto de partida. Realmente no merece la pena, por el tiempo que se pierde en autobuses.
  • Si el volcán ha tenido una erupción recientemente es posible que podamos ver algo de lava. En ese caso lo mejor es ir en el turno de la tarde.
  • Da igual con quien contratemos la excursión, lo único que nos ofrecen es el transporte. Luego son los del parque nacional los que nos proporcionaran el guía para hacer la subida. Así que coger siempre la agencia más barata.
  • En Antigua hay mucho alojamiento donde escoger. Nosotros dormimos en el Hostal el Viejo Danes (130 Q, 13€) y en Hotel Juma Ocag (180, 18€ Q). Ambos están muy bien situados y nos pueden facilitar transporte y excursiones por la zona. Si nos tuviéramos que quedar con uno de los dos, sería con el Juma Ocag. Merece la pena invertir unos pocos quetzales más por una habitación mejor, con baño dentro.

 

Parque Regional de las Arenas de San Pedro. Sendero de las Encañizadas

Ruta de las encañizadas
La ruta de senderismo que proponemos recorre completamente el parque regional de las Salinas de San Pedro. Este parque se encuentra en San Pedro del Pinatar, en pleno litoral murciano. Una zona de gran valor natural, que fue declarada humedal en 1994.
La principal característica de esta ruta es la diversidad. Pasaremos por salinas, playas prácticamente vírgenes y dunas. Y por si esto fuera poco tendremos la posibilidad de avistar un gran número de aves, entre las que se encuentran los flamencos rosados que llegan a la zona por millares.

Ruta de las encañizadas

COMO LLEGAR. DONDE EMPEZAR LA RUTA

Como ya hemos dicho antes la ruta se encuentra en el municipio de San Pedro del Pinatar. Gran parte de ella se desarrolla en Lo Pagan, uno de los pueblos más conocidos de la zona por los barros medicinales.

Ruta de las encañizadas

Ver plano en grande aquí

La ruta se puede comenzar en varios puntos. Al ser circular pasaremos por todos ellos. Dependerá de si hay o no aparcamiento libre, para empezarla en un sitio u otro.
Los lugares con parking son:

  •  Molino de Quintin en Lo Pagan
  •  Centro de Visitantes las Salinas
  •  Puerto Deportivo San Pedro del Pinatar

RUTA

La ruta son casi 13 kilómetros que recorrimos en tres horas y media. Al no tener desnivel es apta para todas las edades. El único hándicap es quedarte en alguna de las playas y no seguir andando :).

Ruta de las encañizadas

El punto de partida es el centro de Visitantes de las Salinas en San Pedro del Pinatar. Si venimos desde Lo Pagan bordeando la costa, continuaremos por la carretera que hay después del molino de Quintín. Esta termina en la rotonda de los flamencos. Es aquí donde deberemos dejar el coche.

Ruta de las encañizadas
Entramos de lleno en las Salinas de San Pedro. Este curioso paisaje se extiende hasta donde nos alcanza la vista. Dedicadas a la explotación salinera desde la época de los romanos, son de vital importancia económica para la zona, y para el desarrollo de la fauna y flora del lugar.
El agua llega a las primeras charcas filtrándose a otras de menos profundidad. A estos embalses se les llama calentadores, y es aquí donde el agua se va evaporando. El siguiente proceso es pasarlas a otros estanques denominados cristalizadores. Este es el último proceso de formación de la sal antes de llevarla a la fábrica para su comercialización.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

Siguiendo la senda marcada y con las salinas a ambos lados, continuaremos caminando hasta llegar a la curva denominada La culebra. En este tramo es muy fácil ver a los verdaderos protagonistas de las charcas, los flamencos rosa. Estos llegan por miles durante todo el año, aunque es en época veraniega cuando aumentan más su población. Es fácil verlos en grandes cantidades, distinguiendo los más adultos por su color rosado, de los más jóvenes todavía con el plumaje gris.

Ruta de las encañizadasRuta de las encañizadas

En la curva de La Culebra tenemos otro de los parkings que se pueden usar para comenzar la ruta. Este es el punto de entrada de una de las mejores playas de la zona. Nosotros seguiremos las indicaciones hasta dar con otro punto importante de esta ruta, el mirador.
Tan solo unas tablas bien puestas nos separan de una de las charcas no comerciales. Desde nuestro lugar privilegiado es fácil ver flamencos, varios tipos de gaviotas, garcetas, cigüeñuelas, avocetas y un largo etc. Aquí te puedes pasar horas con la única pretensión de tomar una buena foto de la innumerable fauna que había en este parque regional.

Ruta de las encañizadas

Desde el mirador deberemos cruzar la carretera en dirección a la fábrica salinera. Seguiremos la carretera paralela al mar. A nuestra derecha tenemos las salinas y la fábrica; a nuestra izquierda el puerto de San Pedro del Pinatar y el mar Mediterráneo. Al final encontraremos el primer punto de la ruta donde podemos comprar agua o algo de comer.

Ruta de las encañizadas
Este es el inicio de una de las más bonitas playas de todo el litoral, La Llana. Podemos seguir la ruta por las dunas, o caminando por la arena de la playa. En ambos casos tendremos una experiencia muy gratificante. Lo que elegimos fue combinar un poco el camino de las dunas con la playa. Una vez pasado el chiringuito al comienzo de la playa, podemos continuar por las sendas de la derecha, que nos llevaran a las dunas y posteriormente a las salinas. En este tramo es fácil ver muchas aves; correlimos, avocetas, pero sobretodo gaviotas. Deberemos tener mucho cuidado en época de cría, de Mayo a Septiembre.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

Siguiendo la senda en dirección a la orilla, nos topamos con una especie de “oasis” de palmeras. Este pequeño “paraíso” de dunas es frecuentado sobre todo por los naturistas que practican el nudismo.
Caminando por la playa llegaremos a Punta de Algas. Este es el final de la playa de La Llana, que recibe este nombre por gran cantidad de alga poseidonea que habita en sus aguas. La vista que tenemos desde aquí son los últimos edificios de La Manga, otro de los puntos turísticos del litoral murciano. En ocasiones de baja mar se puede recorrer la corta distancia a pie. E incluso podemos aprovechar el trayecto para coger algunas caracolas, que aquí abundan.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

Ahora seguiremos el camino teniendo a la derecha las salinas y a nuestra izquierda el mar menor. Esta zona se denomina de las Encañizadas. Su nombre viene de un sistema de pesca en donde los peces quedan “enjaulados” en unos laberintos construidos por cañas. La corriente del Mediterráneo es la que hace que los peces no puedan escapar y sean capturados.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

Este camino acaba en otro de los puntos emblemáticos de la ruta, el molino de Calcetera. Cuya finalidad es elevar el agua del mar a las salinas, y llevarla a la primera de las balsas almacenadoras, para luego por medio de la evaporación se obtenga la sal.

Ruta de las encañizadas
Un renovado paseo nos lleva a los conocidos Lodos de Lo Pagan. Unas charcas que están constantemente a altas temperaturas, desde donde se obtienen los lodos. El elevado contenido de minerales del suelo hace que podamos usar estos barros con fines terapéuticos. Muchos son los testimonios de gente que ha notado mejorías en enfermedades de huesos. Solo hay que aplicárselos en las zonas afectadas y esperar a que el barro se ponga gris. Es entonces cuando deberemos meternos otra vez en la charca para quitárnoslo.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

El paseo termina en el molino de Quintín, un emblema de Lo Pagan que pone límite al parque regional. Es aquí donde deberemos tomar el paseo que está a nuestra derecha y que nos lleva de nuevo a la rotonda. Dando por finalizada la ruta.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

DATOS PRÁCTICOS

  • Esta ruta puede realizarse en su totalidad con la bicicleta. En cuyo caso será mejor ir por la playa en vez de por las dunas.
  • Dada la escasez total de sombra, no es conveniente realizar la ruta en pleno verano, sobre todo en las horas que el sol más aprieta.
  • La senda está señalizada casi en su totalidad por unas balizas blancas y amarillas.
  • La mayor concentración de flamencos se da en el mes de Julio. Es una razón más que suficiente para acercarse a cualquiera de los miradores para observarlos en su hábitat natural.
  • Hay varios sitios donde podemos comer algo; en el puerto de San Pedro del Pinatar, y en los chiringuitos cercanos al molino de Quintín.

Senderismo por las Barrancas de Burujón en Toledo

Ruta por las Barrancas de Burujón
A unos 30 kilómetros de Toledo capital se encuentran uno de esos parajes naturales más bonitos de la zona. Declaradas patrimonio natural en 2010, las Barrancas de Burujón, o Cárcavas de Castrejón son una serie de cortados arcillosos formados por la erosión del viento y la lluvia. Fue a partir de esta fecha cuando empezaron a conocerse masivamente, siendo el escenario elegido para rodar algunas series de televisión y spots publicitarios, como el de coca cola.

Ruta por las Barrancas de Burujón

Sigue leyendo