GUATEMALA: Subir al volcán Pacaya desde Antigua

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua

Dos son los factores que hacen al volcán Pacaya uno de los más escalados de toda Guatemala; el primero es la cercanía a Antigua, uno de los sitios turísticos más visitados; el segundo es la facilidad y accesibilidad para llegar a la cima. Por todo esto era una ascensión que queríamos hacer sí o sí. Ya habíamos subido a otros volcanes, como el Sibayak en Sumatra, o el Kelimutu en Flores, Indonesia. Guatemala nos ofrecía otra oportunidad de estar más cerca de las entrañas de la tierra, y no la íbamos a desaprovechar.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
Nada más llegar a Antigua preguntamos para hacer el tour al día siguiente. Hay muchas agencias de viaje en la calle donde se puede contratar (75 Q, 7,5€). Nosotros decidimos hacerlo con el hotel en el que estábamos alojados, el Hostal El Viejo Danés. Ellos fueron los que nos informaron de los dos posibles horarios; a las 6am, y a las 2pm. En el hotel nos comentaron que por la tarde se solía nublar, y que a pesar de una reciente erupción dos meses antes, ya no se veía lava. La decisión estaba tomada, iríamos en el turno de la mañana, que vuelve a la hora de comer y así nos daría tiempo a darnos un paseo por Antigua.
El minibús nos pasó a recoger a las 6:15 de la mañana, tal y como habíamos acordado. En apenas una hora y media de trayecto ya estábamos en la entrada del parque nacional; donde se paga la entrada (50Q, 5€), y te asignan un guía por grupo.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
La ascensión al volcán es moderada. Son más de 400 metros de desnivel para llegar a la cima. Si crees que no te vas a ver con fuerzas para subir, existe la opción de tomar un “taxi”. Se puede realizar toda la subida montado a caballo por un módico precio.
La subida al Pacaya es “sencilla”, pero no está exenta de ciertos riesgos. Este volcán es uno de los pocos que están activos en Guatemala, dándose de vez en cuando alguna erupción. Muchos han sido los casos de quemaduras por las lluvias de cenizas. Incluso en Mayo de 2010 murió un periodista intentando sacar la foto perfecta tras una potente sacudida. Por todo esto no hay que tomarse a broma el Pacaya, y sobretodo hacer caso de las advertencias y a los guías.
Sin prisa pero sin pausa comenzamos la subida escuchando las indicaciones de nuestro guía. Después de las nociones básicas de seguridad, nos empezó a contar cosas sobre la historia del volcán, las plantas y los animales que frecuentan la zona. Es algo sorprendente la cantidad de vida vegetal que hay en las laderas del volcán. Lejos de lo que se puede pensar, los volcanes son lugares muy fértiles debido a la cantidad de minerales. En el Pacaya abundan las plantaciones de trigo, que son las que nos vamos encontrando en nuestra ascensión.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
A los pocos metros tenemos el primer mirador. Desde aquí se tiene una de las mejores vistas de los volcanes Agua, Acatenango y El Fuego al fondo. En el turno de tarde es posible ver el atardecer sobre estos volcanes; eso sí, sólo en días despejados.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
Bastones en mano seguimos subiendo por el sendero. Tras pasar el descanso del Roble, un árbol de más de 400 años, llegamos al mirador donde se puede ver el cono principal del Pacaya. Desde aquí se puede observar el surco de lava que dejó la erupción de Marzo de 2014. Después de las fotitos de rigor y admirar como se iban sucediendo las fumarolas en el volcán, continuamos la ascensión hasta el segundo mirador. Desde la plataforma tenemos una perspectiva distinta de los tres volcanes anteriores (Agua, Acatenango y Fuego). A nuestra derecha podemos ver la laguna Calderas y el Lago Amatitlan.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
Ahora toca bajar para ver un poquito más de cerca la lava solidificada. Momento de hacer una actividad única, comerte unas ricas nubes (los marshmallows de los americanos) cocinadas en el propio volcán. Los gases que salen de las rocas a altas temperaturas hacen que se cocinen rápido. Es esta zona donde se puede ver algo de lava por la noche.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua
Nuestra aventura en el volcán tocaba a su fin. Habíamos invertido tres horas en hacer todo el recorrido. Una ascensión moderada no exenta de esfuerzo para ver uno de los MUST de Guatemala, el volcán Pacaya.

Subida al Volcán Pacaya desde Antigua

DATOS PRÁCTICOS

  • Como hemos escrito, la excursión se puede realizar desde Antigua. También la podemos hacer desde Guatemala City, empleando más tiempo en llegar al punto de partida.
  • Se puede abaratar la excursión si vas en transporte público. Hay que tomar tres autobuses para llegar a San Vicente, el punto de partida. Realmente no merece la pena, por el tiempo que se pierde en autobuses.
  • Si el volcán ha tenido una erupción recientemente es posible que podamos ver algo de lava. En ese caso lo mejor es ir en el turno de la tarde.
  • Da igual con quien contratemos la excursión, lo único que nos ofrecen es el transporte. Luego son los del parque nacional los que nos proporcionaran el guía para hacer la subida. Así que coger siempre la agencia más barata.
  • En Antigua hay mucho alojamiento donde escoger. Nosotros dormimos en el Hostal el Viejo Danes (130 Q, 13€) y en Hotel Juma Ocag (180, 18€ Q). Ambos están muy bien situados y nos pueden facilitar transporte y excursiones por la zona. Si nos tuviéramos que quedar con uno de los dos, sería con el Juma Ocag. Merece la pena invertir unos pocos quetzales más por una habitación mejor, con baño dentro.

 

Parque Regional de las Arenas de San Pedro. Sendero de las Encañizadas

Ruta de las encañizadas
La ruta de senderismo que proponemos recorre completamente el parque regional de las Salinas de San Pedro. Este parque se encuentra en San Pedro del Pinatar, en pleno litoral murciano. Una zona de gran valor natural, que fue declarada humedal en 1994.
La principal característica de esta ruta es la diversidad. Pasaremos por salinas, playas prácticamente vírgenes y dunas. Y por si esto fuera poco tendremos la posibilidad de avistar un gran número de aves, entre las que se encuentran los flamencos rosados que llegan a la zona por millares.

Ruta de las encañizadas

COMO LLEGAR. DONDE EMPEZAR LA RUTA

Como ya hemos dicho antes la ruta se encuentra en el municipio de San Pedro del Pinatar. Gran parte de ella se desarrolla en Lo Pagan, uno de los pueblos más conocidos de la zona por los barros medicinales.

Ruta de las encañizadas

Ver plano en grande aquí

La ruta se puede comenzar en varios puntos. Al ser circular pasaremos por todos ellos. Dependerá de si hay o no aparcamiento libre, para empezarla en un sitio u otro.
Los lugares con parking son:

  •  Molino de Quintin en Lo Pagan
  •  Centro de Visitantes las Salinas
  •  Puerto Deportivo San Pedro del Pinatar

RUTA

La ruta son casi 13 kilómetros que recorrimos en tres horas y media. Al no tener desnivel es apta para todas las edades. El único hándicap es quedarte en alguna de las playas y no seguir andando :).

Ruta de las encañizadas

El punto de partida es el centro de Visitantes de las Salinas en San Pedro del Pinatar. Si venimos desde Lo Pagan bordeando la costa, continuaremos por la carretera que hay después del molino de Quintín. Esta termina en la rotonda de los flamencos. Es aquí donde deberemos dejar el coche.

Ruta de las encañizadas
Entramos de lleno en las Salinas de San Pedro. Este curioso paisaje se extiende hasta donde nos alcanza la vista. Dedicadas a la explotación salinera desde la época de los romanos, son de vital importancia económica para la zona, y para el desarrollo de la fauna y flora del lugar.
El agua llega a las primeras charcas filtrándose a otras de menos profundidad. A estos embalses se les llama calentadores, y es aquí donde el agua se va evaporando. El siguiente proceso es pasarlas a otros estanques denominados cristalizadores. Este es el último proceso de formación de la sal antes de llevarla a la fábrica para su comercialización.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

Siguiendo la senda marcada y con las salinas a ambos lados, continuaremos caminando hasta llegar a la curva denominada La culebra. En este tramo es muy fácil ver a los verdaderos protagonistas de las charcas, los flamencos rosa. Estos llegan por miles durante todo el año, aunque es en época veraniega cuando aumentan más su población. Es fácil verlos en grandes cantidades, distinguiendo los más adultos por su color rosado, de los más jóvenes todavía con el plumaje gris.

Ruta de las encañizadasRuta de las encañizadas

En la curva de La Culebra tenemos otro de los parkings que se pueden usar para comenzar la ruta. Este es el punto de entrada de una de las mejores playas de la zona. Nosotros seguiremos las indicaciones hasta dar con otro punto importante de esta ruta, el mirador.
Tan solo unas tablas bien puestas nos separan de una de las charcas no comerciales. Desde nuestro lugar privilegiado es fácil ver flamencos, varios tipos de gaviotas, garcetas, cigüeñuelas, avocetas y un largo etc. Aquí te puedes pasar horas con la única pretensión de tomar una buena foto de la innumerable fauna que había en este parque regional.

Ruta de las encañizadas

Desde el mirador deberemos cruzar la carretera en dirección a la fábrica salinera. Seguiremos la carretera paralela al mar. A nuestra derecha tenemos las salinas y la fábrica; a nuestra izquierda el puerto de San Pedro del Pinatar y el mar Mediterráneo. Al final encontraremos el primer punto de la ruta donde podemos comprar agua o algo de comer.

Ruta de las encañizadas
Este es el inicio de una de las más bonitas playas de todo el litoral, La Llana. Podemos seguir la ruta por las dunas, o caminando por la arena de la playa. En ambos casos tendremos una experiencia muy gratificante. Lo que elegimos fue combinar un poco el camino de las dunas con la playa. Una vez pasado el chiringuito al comienzo de la playa, podemos continuar por las sendas de la derecha, que nos llevaran a las dunas y posteriormente a las salinas. En este tramo es fácil ver muchas aves; correlimos, avocetas, pero sobretodo gaviotas. Deberemos tener mucho cuidado en época de cría, de Mayo a Septiembre.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

Siguiendo la senda en dirección a la orilla, nos topamos con una especie de “oasis” de palmeras. Este pequeño “paraíso” de dunas es frecuentado sobre todo por los naturistas que practican el nudismo.
Caminando por la playa llegaremos a Punta de Algas. Este es el final de la playa de La Llana, que recibe este nombre por gran cantidad de alga poseidonea que habita en sus aguas. La vista que tenemos desde aquí son los últimos edificios de La Manga, otro de los puntos turísticos del litoral murciano. En ocasiones de baja mar se puede recorrer la corta distancia a pie. E incluso podemos aprovechar el trayecto para coger algunas caracolas, que aquí abundan.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

Ahora seguiremos el camino teniendo a la derecha las salinas y a nuestra izquierda el mar menor. Esta zona se denomina de las Encañizadas. Su nombre viene de un sistema de pesca en donde los peces quedan “enjaulados” en unos laberintos construidos por cañas. La corriente del Mediterráneo es la que hace que los peces no puedan escapar y sean capturados.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

Este camino acaba en otro de los puntos emblemáticos de la ruta, el molino de Calcetera. Cuya finalidad es elevar el agua del mar a las salinas, y llevarla a la primera de las balsas almacenadoras, para luego por medio de la evaporación se obtenga la sal.

Ruta de las encañizadas
Un renovado paseo nos lleva a los conocidos Lodos de Lo Pagan. Unas charcas que están constantemente a altas temperaturas, desde donde se obtienen los lodos. El elevado contenido de minerales del suelo hace que podamos usar estos barros con fines terapéuticos. Muchos son los testimonios de gente que ha notado mejorías en enfermedades de huesos. Solo hay que aplicárselos en las zonas afectadas y esperar a que el barro se ponga gris. Es entonces cuando deberemos meternos otra vez en la charca para quitárnoslo.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

El paseo termina en el molino de Quintín, un emblema de Lo Pagan que pone límite al parque regional. Es aquí donde deberemos tomar el paseo que está a nuestra derecha y que nos lleva de nuevo a la rotonda. Dando por finalizada la ruta.

Ruta de las encañizadas

Ruta de las encañizadas

DATOS PRÁCTICOS

  • Esta ruta puede realizarse en su totalidad con la bicicleta. En cuyo caso será mejor ir por la playa en vez de por las dunas.
  • Dada la escasez total de sombra, no es conveniente realizar la ruta en pleno verano, sobre todo en las horas que el sol más aprieta.
  • La senda está señalizada casi en su totalidad por unas balizas blancas y amarillas.
  • La mayor concentración de flamencos se da en el mes de Julio. Es una razón más que suficiente para acercarse a cualquiera de los miradores para observarlos en su hábitat natural.
  • Hay varios sitios donde podemos comer algo; en el puerto de San Pedro del Pinatar, y en los chiringuitos cercanos al molino de Quintín.

Senderismo por las Barrancas de Burujón en Toledo

Ruta por las Barrancas de Burujón
A unos 30 kilómetros de Toledo capital se encuentran uno de esos parajes naturales más bonitos de la zona. Declaradas patrimonio natural en 2010, las Barrancas de Burujón, o Cárcavas de Castrejón son una serie de cortados arcillosos formados por la erosión del viento y la lluvia. Fue a partir de esta fecha cuando empezaron a conocerse masivamente, siendo el escenario elegido para rodar algunas series de televisión y spots publicitarios, como el de coca cola.

Ruta por las Barrancas de Burujón

Sigue leyendo

Pueblos Medievales de las cinco villas: Sádaba y Uncastillo

Hoy visitaremos dos regiones cercanas a Zaragoza, concretamente Sádaba y Uncastillo.  Estas  dos provincias junto con Tauste, Ejea de los Caballeros y Sos del Rey Católico completan la comarca de las Cinco Villas de Aragón. Su riqueza histórica, y su inmejorable gastronomía, hacen de esta comarca un sitio idóneo para pasar varios días descubriéndolas.

En diversos periodos de la historia de España aquí se asentaron distintas civilizaciones, como los celtas o los íberos, lo cual no hizo más que acercentar su patrimonio cultural.

COMO LLEGAR

Sádaba, con unos 1.800 habitantes, está muy bien comunicada tanto si vienes de Zaragoza, de Pamplona o de Huesca. Desde Zaragoza, que es desde donde salimos nosotros, la separan 95 kilómetros. Hay que coger la AP 68 dirección Logroño y a la altura de Alagón seguimos por la  A126 hasta Tauste. De ahí la A127 nos llevará hasta Ejea de los Caballeros y después a Sádaba.

SADABA_001

Sigue leyendo

COSTA RICA: Paque Nacional Gandoca-Manzanillo

Visita A La Reserva Gandoca-Manzanillo A pocos kilómetros de la frontera con Panamá se encuentra Manzanillo, una pequeña localidad del caribe costarricense. Aquí está el refugio Gandoca Manzanillo, un paraíso natural donde la fauna campa a sus anchas a cada metro cuadrado.

COMO LLEGAR DE TORTUGUERO A MANZANILLO

El trayecto desde Tortuguero a Manzanillo es largo y costoso. La opción más rápida fue la que nosotros tomamos, ir primero a Moin en barca (30$,4 horas) y después coger un taxi hasta Manzanillo (10$,1 hora). El trayecto en lancha merece muchísimo la pena. Vas por los canales hasta llegar a Moin. Es fácil ver cocodrilos, monos y distintos tipos de aves. Si algo interesante aparece, el lanchero parará para poder verlo mejor. mapa  Reserva Gandoca-Manzanillo Tuvimos la suerte de tener como taxista a un entusiasta de los animales, y nos paraba cada vez que veía algo. Antes de llegar a nuestro destino vimos en los arboles nuestro primer perezoso. Una bonita forma de empezar nuestro periplo por el caribe de Costa Rica.

Perezoso en Costa Rica

PARQUE NACIONAL GANDOCA-MANZANILLO

Este parque nacional tiene 5000 hectáreas de parte terrestre, y 4000 hectáreas marítimas. La reserva es el refugio de muchas especies, desde grandes mamíferos como el perezoso, hasta las ranas de apenas un par de centímetros. Aunque la principal atracción son las caminatas por la selva y ver animales en su hábitat natural; también se puede hacer snorkel y buceo; ver delfines e incluso manatíes; tours guiados para ver el desove de la tortuga Baula (de Febrero a Mayo); o simplemente disfrutar de sus playas, que según los locales son de las más bonitas de la zona del caribe costarricense. Mariposa Buho,Visita A La Reserva Gandoca-Manzanillo CUANDO IR

La mejor época para visitar el parque es la seca, que van desde Marzo a Mayo, y también Septiembre y Octubre. Estos meses son los mejores para disfrutar de las playas y poder hacer snorkel. Si vas en otros meses te podrás encontrar lluvias. No te impedirá disfrutar del parque y ver animales, damos fe de ello, pero si hacer snorkel.

RUTA POR EL PARQUE

La primera hora de la mañana es la mejor para ver fauna. Los animalitos empiezan su rutina matutina a la salida del Sol. Con esa premisa nos levantamos bien prontito para tener más posibilidades. Con lo que no contábamos era con un tiempo de perros; había estado lloviendo toda la noche y por si esto fuera poco hacia un viento de mil demonios.

Cuatro horas tardó en cesar de llover. Tiempo que aprovechamos para desayunar y desmoralizarnos un poco. La dueña de la soda no hacía más que decirnos que no había posibilidades de ver nada tal y como estaba el tiempo. Pero en la selva todo es posible y nos lo demostraría más adelante.

El parque se encuentra a pocos metros a las afueras del pueblo. Tan solo hay andar un poco para empezar a ver las indicaciones que nos llevan a la entrada. Esta se encuentra entre una laguna y el mar caribe, no tiene perdida. Cuando llegamos allí nos llevamos la primera sorpresa; las lluvias habían desbordado la laguna y era bastante complicado pasar. Nos estábamos remangando los pantalones, cuando llegó un hondureño que tras interesarse por nuestra nacionalidad, nos dejó su caballo para cruzar; comenzaba la aventura.

Visita A La Reserva Gandoca-Manzanillo

Visita A La Reserva Gandoca-Manzanillo

Visita A La Reserva Gandoca-Manzanillo
El bosque en la reserva es del tipo lluvioso tropical, con zonas de bosque primario, manglares y humedales, que lo hacen un sitio único en la costa caribeña. Este tipo de bosques se dan mucho en Costa Rica; árboles inmensos cubiertos de musgo; vegetación exuberante mires a donde mires; y playas que quitan el hipo.
Con la mirada puesta en las copas de los árboles fuimos caminando por la selva de Manzanillo En un silencio absoluto, roto solamente por los pájaros y algunos monos congo, encontramos nuestra primera indicación que nos llevaba a “El Mirador”. Es un acantilado con vistas a una de las playas vírgenes más bonitas de la zona.

Araña hembra, Visita A La Reserva Gandoca-Manzanillo

Mirador Reserva Gandoca-Manzanillo

Mirador Reserva Gandoca-Manzanillo

Volviendo al camino principal, empezamos a escuchar un ruido entre las ramas. Algo pasó muy cerca de nosotros y subió a un árbol. Era nuestro primer animal en el parque y no sabíamos identificarlo. El curioso animalito empezó a escrutarnos y a enseñar los dientes desafiante. Ahora ya lo teníamos claro, era un hurón o taira. Son muy comunes en los bosques tropicales de Centroamérica. Fue una suerte, porque no volvimos a ver a este animal en ningún otro parque del país.

Huron, Reserva Gandoca -Manzanillo
En estas caminatas por la selva para ver fauna lo esencial es ir muy despacio, y atento a los sonidos que te da la naturaleza. Y así íbamos despacito cuando apareció a lo lejos un par de guatusas. Este mamífero es como un roedor pero de más tamaño. Ya nos lo encontramos campando a sus anchas en el complejo Palladium en México.

Guatusa, Reserva Gandoca -Manzanillo
Vimos más animales, arañas, y distintos tipos aves, pero todavía no aparecía el tan ansiado mono. En Tortuguero nos cayó la del pulpo en la barca, y no pudimos llegar a la zona de los primates. Parecía que esta vez nos íbamos a quedar también con las ganas. De repente unas hojas empezaban a caer. Instintivamente miramos a las copas de los árboles y allí estaban, una pareja de monos araña saltando de rama en rama. Que ilusión nos hizo.

mono, Reserva Gandoca -Manzanillo

Como no hay mal que por bien no venga, las lluvias sacaron a la palestra a otros animalitos que teníamos muchas ganas de ver, las ranitas. Habría como cinco de color marrón intenso, y varias negras. Cada una no tenía más de dos centímetros, por lo que nos sentimos bastante orgullosos de haberlas podido ver en libertad.

Ranas, Reserva Gandoca -Manzanillo

Ranas, Reserva Gandoca -Manzanillo

Ranas, Reserva Gandoca -Manzanillo

El Video de nuestro paso por el refugio Gandoca-Manzanillo:

DATOS PRÁCTICOS

A diferencia de otros parques naturales que hemos visitado en Costa Rica, este no tiene senderos marcados, y puedes caminar por todo el parque. El principal inconveniente es que es fácil perderse. Siempre hay que tener en cuenta donde está el mar, eso nos sacará del parque en una dirección u otra.
Hasta la fecha no hay un precio marcado para la entrada en el parque.
Se puede hacer una visita con guía naturista. Estas suelen costar unos 35$ por persona, con una duración de 4 horas. Nosotros intentamos hacerlo con Abel Bustamante (crlocalguide@hotmail.com), pero el mal tiempo no lo hizo posible.
Complementando la visita al refugio podemos ir al Centro de Rescate Jaguar (http://www.jaguarrescue.com/español/). Aquí los animales con problemas pasan un cierto tiempo hasta que pueden volver a la jungla. Ofrecen visitas guiadas a las 9:30 y 11:30, a 18$ por persona.
La excursión a Manzanillo se puede hacer en un día desde Cahuita. Hay autobuses cada poco tiempo que suelen tardar una hora (1205 colones).
Si dispones de poco tiempo se pueden visitar los dos parques (cahuita y manzanillo) en un día. Aunque nosotros recomendamos estar un día en cada sitio. Ya no solo por ver los parques más relajadamente, también por disfrutar del ambiente caribeño que hay en ambos sitios.
En el pueblo de Manzanillo no hay problema para alojarse. Nosotros estuvimos en Something Diferent . Unas cabinas bastante acogedoras y muy tranquilas. El precio fue de 35$ con baño.

Hotel Manzanillo